TWITTER
La máquina se encarrila y apunta a lo más alto, con nuevo proyecto.

GUADALAJARA, JAL.- El arranque del partido no daba un buen augurio para los rojiblancos. Al minuto 9, una descolgada protagonizada por “Cabecita” Rodríguez terminó en el primer gol de la noche, con una gran definición del sudamericano.

Chivas reaccionó por la vía penal, con un potente disparo de Alexis Vega (1-1), sin embargo, poco duro el gusto del empate. Al 42’, Adrián Aldrete sacó el pincel de su botín izquierdo en un tiro libre y colgó el esférico en la escuadra del marco local, para regresarle la ventaja a los celestes (1-2).

La desesperación se apoderó de los aficionados y del banquillo rojiblanco, que veía de nueva cuenta un equipo sin alma, cegado con los millones de dólares de inversión. La crisis nubló las ideas, el fichaje más caro, Uriel Antuna, tuvo en sus pies el 2-2, no una ni dos, sino en tres ocasiones, pero el jugador de selección aún no llega a Guadalajara.

Cruz Azul, por su parte, jugó con la presión que absorbía a su rival. Sin exigirse en demasía, con medio gas en el tanque manipuló a placer los embates del local. La más complicada, Jesús Corona la sacó en la línea.

Chivas va en caída libre, sin escalas, ilusionada y esperanzada por ver a su equipo triunfar, pero que ha sido utilizada como salvavidas. Cruz Azul, se encarrila y apunta a lo más alto, con nuevo proyecto.