Fue la propia CFE la que suspendió el suministro de energía eléctrica a millones de sus clientes, a partir de un mecanismo de protección del sistema provocado por un ‘desbalance’

No fue una broma del “Día de los Inocentes”, sino un evento relevante que trastocó casi por dos horas el desarrollo de las actividades regulares de millones de personas en múltiples regiones del País. Un evento que nos hizo reflexionar sobre la forma en la cual dependemos de la electricidad.

Justamente por los efectos del fenómeno es que se requiere una explicación precisa, clara y completa de qué lo provocó. Esa respuesta, según informó ayer mismo el director General de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, y algunos de los más altos funcionarios de la paraestatal, se dará a conocer hoy.

Ayer, sin embargo, se adelantaron algunas cosas que ofrecen alguna claridad sobre el hecho, pero también hacen surgir dudas importantes:

El primer hecho relevante es que, de acuerdo con lo afirmado por los funcionarios de CFE, no hubo daños a la infraestructura de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica. En otras palabras, desde ayer mismo se descartó la posibilidad de que el “apagón” se debiera a una falla relevante provocada por falta de mantenimiento.

El segundo hecho importante señalado en la conferencia de prensa virtual ofrecida ayer es que fue la propia CFE la que suspendió el suministro de energía eléctrica a millones de sus clientes, a partir de un mecanismo de protección del sistema provocado por un “desbalance” registrado entre la demanda y la generación de electricidad.

¿Por qué ocurrió tal “desbalance”? Lo que se informó es que varias líneas de transmisión –dos en el noreste y otras más en el occidente y centro-norte del país– “salieron de operación” y eso implicó que el sistema nacional sufriera un desequilibrio que activa los sistemas de protección.

¿Por qué “salieron de operación” estas líneas de transmisión que obligaron a suspender la generación de energía en 16 centrales eléctricas del País? Esa es, según parece indicar la información preliminar que se proporcionó ayer, la respuesta que buscamos.

Estamos, es necesario resaltarlo, ante un tema técnico de gran complejidad porque el de nuestro País es un sistema eléctrico que funciona de forma integral, es decir, es un todo interconectado y no un sistema de “islas” separadas que producen y consumen su propia energía.

Este modelo tiene muchas ventajas pero, como vimos ayer, también tiene inconvenientes, como el hecho de que un suceso registrado en el noreste del País provoque afectaciones en todo el territorio nacional.

Con independencia de ello, lo cierto es que ayer ocurrió un problema y si, como han adelantado los directivos de CFE, no se debió a un desperfecto por falta de mantenimiento, ni a daños derivados de un desastre natural, en primera instancia la lógica invita a pensar en el “error humano”.

Habrá que esperar, desde luego, a conocer la información oficial y con esta los detalles técnicos. Ojalá y no terminemos discutiendo este asunto a partir de las consabidas acusaciones al pasado, o a la existencia de un “complot” en contra del Gobierno de la República.