La violencia es el amargo pan de cada día para miles de mujeres en nuestro país. Foto: Shutterstock
Aunque casi no se lee en las bodas, la Epístola sigue vigente y atenta contra la mujer

La violencia hacia la mujer es como un eco que no dejará de sonar entre generaciones hasta acabar con él.

La historia de la abuela que debía calentar el agua para su esposo y correr a la noria para templarla con agua helada; se repite en su hija, que debía esperar a que su esposo terminara de comer para sentarse a la mesa y luego en la nieta, que no aguantó las amenazas del novio y decidió publicarlo en Facebook. Historias hay muchas.

CON UN RITMO VIOLENTO

El año pasado en Coahuila se alcanzó un “ritmo” de seis agresiones a mujeres por día, en cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. En total 3 mil 438 mujeres presentaron una denuncia por lesiones dolosas.

Melchor Ocampo escribió en el 1859: las principales dotes de la mujer son la abnegación, belleza, compasión, perspicacia y ternura.

Todo acto de violencia de género que resulte o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, incluyendo amenazas, coacción o privación arbitraria de libertad, integran la definición otorgada por las Naciones Unidas a la violencia contra la mujer.

LA MANERA CORRECTA DE FORMAR UNA FAMILIA, SEGÚN MELCHOR OCAMPO

Melchor Ocampo escribió en el 1859: las principales dotes de la mujer son la abnegación, belleza, compasión, perspicacia y ternura. Hoy, 160 años después ¿son útiles estas virtudes?

La epístola del político mexicano, integrada en la Ley del Matrimonio Civil de la época, resaltaba además la obediencia absoluta de la mujer a su marido, agrado, asistencia, consuelo y consejo, tratándolo siempre con veneración.

Desde la mujer que esperaba a su marido afuera de la cantina, quien no solo lo esperó sino que preparó comida de madrugada para él y sus amigos.”
Anónimo

La carta fue escrita en una época en la que a la mujer se le veía como un ser indefenso, que estaba bajo la tutela de su esposo.

Dejaba clara la superioridad física, moral y económica del hombre, con respecto a la sumisión, debilidad y obediencia de las mujeres.

El lado positivo del texto está en que pedía a ambos atenuar sus faltas. Que nunca se digan injurias, ni se maltraten, “porque es villano y cobarde abusar de la fuerza.”

Solo que esa parte no la leía el hombre, y si la mujer lo hacía, no lo veía hecho realidad.

No por nada durante el 2018, la Secretaría de Salud estatal registró mil casos de violencia intrafamiliar, de los cuales 977 fueron ataques contra mujeres. ¿Historias de sumisión, abnegación y obediencia absoluta?

A veces las virtudes se
convierten en defectos

Hay testimonios estremecedores de mujeres que intentando seguir al pie de la letra lo que se les pide para mantener unida a su familia, se convierten en esclavas de una relación desigual y enferma.

Sufren violencia y regresan, los actos de rebeldía femenina no son tan frecuentes como uno pensaría, dados los maltratos que sufren. Esta conducta es ese eco que desde cientos de años se sigue escuchando, para vergüenza nuestra.

OBEDIENCIA  ABSOLUTA

1
26 enero 2018 / Patricia en Colonia Morelos.
“Desde las seis de la mañana nos sacó de la casa a mis hijas y a mí, hacía mucho frío y no había nadie en la calle a esa hora”. Doce horas después el ex soldado amenazó a su propia familia con un cuchillo en la mano, para después arrastrar a su esposa por un callejón.
2
6 mayo 2018/ Anónimo en Parajes de Santa Elena
Entre vecinos y bomberos rescataron a la joven encerrada por su marido en Parajes de Santa Elena, tres candados complicaron la entrada para liberar a la joven que sufría maltrato psicológico.
3
31 julio 2018/Laura en Colonia Zaragoza
Laura, de 34 años, le dijo a su marido que quería acudir a casa de unas amigas, en la colonia Privada la Torre, y que regresaría cerca de las 2:00, pero esto no le pareció a su pareja. El hombre echó llave a la puerta y le prohibió que se fuera.

ASISTENCIA

1
Marzo 2019 / Anónimo, Colonia Brisas
“Conocí a una familia donde ni la mamá ni la hija se sentaban en la mesa a comer hasta que el papá y los hermanos comieran”
2
Abril 2017 / Alicia en Colonia Universidad
“Llegando a casa de trabajar, la mujer debía quitarle los zapatos y calcetas a su esposo… Y si éste se los quitaba por donde pasara, ella debía recogerlos con tal de preservar el orden”

AGRADO

1
5 Marzo 2019 / Anónimo Colonia Praderas
Mi abuela le llevaba todo al baño a mi abuelito, los calzones, el pantalón, la camisa, las botas… Le calentaba el agua en la leña, después iba mi abuelita hasta la noria por agua fría para regulársela. Mi abuelo se la exigía porque él era el hombre que trabajaba”

CONSUELO

1
5 Noviembre 2015 / Anónimo, Colonia Burócratas
“Después de acusar a su esposa de revelar sus infidelidades, Jesús comenzó a golpearla frente a sus hijos de cuatro, seis y trece años. El hombre la hirió en el ojo y la mujer pidió apoyo, fue entonces que éste se atrincheró con un rifle calibre 22, tomando como rehenes a sus hijos”

CONSEJO

1
Enero 2019 / Alejandra, Colonia Real de Peña
“Todos los días debe despertarse antes que él, aunque trabaje más tarde, para hacerle el desayuno… Lo más parecido al de su mamá.”

Después de todo, a 160 años de distancia, la epístola de Ocampo parece tener una base empírica. Dependerá de acciones contundentes si se continúa con el patrón de la Organización Mundial de la Salud, que dicta a una de cada tres mujeres como víctima de violencia. Mientras no suceda, el eco de sus palabras se seguirá repitiendo.