El Quijote II, 4

Antes de emprender la tercera salida de su aldea en busca de aventuras, don Quijote, Sancho Panza y el bachiller Sansón Carrasco conversan sobre el tema. El bachiller hace notar al escudero los peligros a que se exponen, pero Sancho aclara: “Yo, señor Sansón, no pienso granjear fama de valiente, sino del mejor y más leal escudero que jam ás sirvió a caballero andante; y si mi señor don Quijote, obligado de mis muchos y buenos servicios, quisiere darme alguna ínsula de las muchas que su merced dice que se ha de topar por ahí, recibiré mucha merced de ello
 (y que) sin mucha solicitud y sin mucho riesgo, me deparase el cielo alguna ínsula, o otra cosa semejante, no soy tan necio que la desechase, que también se dice: ‘CUANDO TE DIEREN LA VAQUILLA, CORRE CON LA SOGUILLA’”.
Al invocar este refrán, Sancho quiere decir que no hay que dejar escapar las oportunidades cuando se presenten.

Este mismo refrán, con ligeras variantes, se lee también en la misma II parte de la novela, en los capítulos 41, 50 y 62. Es decir, en total cuatro veces.

@jagarciavilla
JUAN ANTONIO GARCÍA VILLA

LOS REFRANES DEL QUIJOTE