Foto: Vanguardia/ Archivo
Por primera vez en más 50 años, La Habana y Washington restablecen los servicios aéreos regulares entre ambos países

Cuba y Estados Unidos rubricaron hoy un histórico acuerdo sobre aviación civil que permitirá una conexión regular de vuelos comerciales entre ambos países por primera vez en más de cinco décadas, el convenio más importante entre las dos naciones desde el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas.

"Este acuerdo significa mucho más que el inicio de una relación en aviación civil, representa un hito en los esfuerzos de Estados Unidos por tener un diálogo con Cuba y normalizar relaciones", afirmó el secretario de Transporte, Anthony Foxx, que firmó hoy en La Habana el documento con el ministro cubano de Transporte, Adel Yzquierdo.

El acuerdo representa un potencial de 110 conexiones diarias de ida y vuelta, con veinte vuelos al día a La Habana y diez vuelos diarios al resto de aeropuertos en la isla; rutas que durante cinco décadas sólo han sido operadas por compañías chárter, que podrán seguir funcionando como hasta ahora.

A partir de la firma del acuerdo, se abre el proceso de licitación para que las aerolíneas estadunidenses presenten sus solicitudes al Departamento de Transporte para las rutas que les gustaría operar, proceso que los funcionarios norteamericanos esperan que culmine "lo antes posible".

Aunque el secretario de Transporte no dio fechas concretas, funcionarios estadunidenses avanzaron la semana pasada que esperan empezar a adjudicar rutas en el verano para que los primeros pasajes que empiecen a comercializar en otoño.

No obstante, queda fuera del proceso de licitación por el momento la estatal Cubana de Aviación debido a litigios en Estados Unidos que podrían llevar a que sus bienes fueran embargados si entran en territorio norteamericano.

El secretario de Transporte señaló que este nuevo acuerdo en aviación civil facilitará aún más las visitas de estadounidenses a Cuba, que en el último año, desde que se autorizaran doce categorías de viajes a la isla, aumentaron un 54 por ciento.

El ministro cubano del ramo indicó que con la entrada en vigor de este acuerdo, las aerolíneas de ambos países podrán concertar acuerdos comerciales de colaboración, tales como códigos compartidos y contratos de arrendamiento de aeronaves, entre ellas o con aerolíneas de terceros países.

"El memorando ratifica también el compromiso de ambos países de proteger la aviación civil contra actos de interferencia ilícita y reitera la voluntad de actuar de conformidad a los convenios internacionales relacionados con la seguridad de la aviación", precisó el ministro Adel Yzquierdo.

Como complemento a este acuerdo, el Departamento de Seguridad de Estados Unidos anunció hoy que eliminará las barreras legales que pesan sobre los vuelos con Cuba, que antes solo podían partir o llegar de 22 aeropuertos pero que ahora estarán sujetos a las mismas reglas que cualquier otro vuelo internacional.

El memorando de entendimiento también fue suscrito por el secretario adjunto para Asuntos Económicos del Departamento de Estado, Charles Rivkin; y el presidente del Instituto de Aeronáutica Civil de la isla, Alfredo Cordero; quienes lideraron las negociaciones sobre la materia iniciadas en marzo pasado.

"Nos estamos centrando en crear oportunidades, en el futuro. Con el restablecimiento del servicio aéreo entre nuestros países, nuestros gobiernos están creando más oportunidades para que haya más intercambios entre el pueblo cubano y estadunidense", destacó Rivkin.

Según el memorando de entendimiento firmado hoy, se abre ahora un plazo de unos quince días, hasta el 2 de marzo, para que la aerolíneas interesadas presenten su candidatura ante del Departamento de Transporte, que deberá dar una respuesta antes del 14 de marzo, con un margen para replicas hasta el día 21.

El restablecimiento de la conexión aérea regular es el acuerdo más importante logrado por Cuba y Estados Unidos desde que reabrieron sus embajadas e iniciaron la normalización de sus vínculos, un proceso en el que también han firmado convenios sobre protección medioambiental y para restaurar el servicio postal directo.

En ese periodo, el presidente Barack Obama ha flexibilizado restricciones al comercio de algunos bienes y a los viajes, pero todavía sigue vigente el embargo y la prohibición del turismo a la isla, que sólo se podrán levantar con la autorización del Congreso.