Especial
La emergencia sanitaria por el COVID-19 nos ha llevado a vivir una ‘nueva normalidad’, una en donde los cubrebocas se han convertido en un accesorio esencial. Pero las celebridades lo han llevado a otro nivel, en donde el lujo y la personalidad predominan en su protección

Que sí te protege, que no protege lo suficiente, que solo un cierto tipo es efectivo, que no se utilice haciendo ejercicio… han sido muchas las afirmaciones que se han dicho sobre el uso del cubrebocas en los tiempos de pandemia, pero aún más en la llegada de la ‘nueva normalidad’. Cuando inició la emergencia sanitaria por el contagio del COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y numerosos gobiernos repitieron sin cesar que los cubrebocas solo eram para el personal sanitario, los enfermos y su entorno cercano, basándose en datos científicos, según ellos.

Pero para los expertos que están a favor de su uso generalizado, este discurso tenía como objetivo evitar que la gente se apresurara a comprar los cubrebocas destinados para el personal médico, los cuales escasearon en muchos países. Ahora, casi tres meses después, el mundo entero comienza a regresar a sus actividades cotidianas, olvidándonos de aquel eterno confinamiento, aunque según los expertos hay algo que se quedará con nosotros por mucho tiempo más, sí, de nuevo hablamos del cubrebocas, nuestro nuevo accesorio para cuidarnos y cuidar a los demás.

Así, este complemento se ha convertido en un artículo de primera necesidad y ha pasado a formar parte recurrente del outfit de la mayoría. Sea por eso, o por simple amor a la moda, las redes sociales se han llenado de una gran variedad de cubrebocas: personalizados, coloridos, de lujo, divertidos y hasta casero.

‘Antes muerta que sencilla’

Las marcas de moda, desde las altas firmas hasta otras ‘low cost’, se han sumado también a la era de Los cubrebocas. Así, las de alta gama como Chanel, Jean-Paul Gaultier, Gucci, Louis Vouitton o Fendi han lanzado sus propios cubrebocas.

En una línea similar, pero más accesible para todos los bolsillos, algunos diseñadores también han lanzado los suyos como Agatha Ruiz de la Prada y firmas como Mango, Benetton, Parfois, o G-Star. Y, cómo no, también las marcas deportivas, como Adidas, Reebok, o Nike.

Algunas, además, tienen una intención solidaria, como las de la marca Salsa, cuya recaudación se destina a la Cruz Roja. Y no es solo cosa de firmas de moda: también hay varias ONG que se han lanzado a este fenómeno textil.

Entre celebridades

También los famosos han sido vistos luciendo cubrebocas a la última moda. Miley Cyrus fue vista con una de Gucci y Nicky Jam mostró en su Instagram un divertido cubrebocas con el estampado de una sonrisa con un puro.

Incluso antes de que el COVID-19 golpeara occidente con fuerza, Billie Eilish lució una mascarilla de Gucci en la gala de los Grammy el pasado mes de enero, aunque en aquel momento no tenía que ver con la enfermedad.

Ahora, tanto ella como otros famosos de la talla de Ariana Grande, Justin Bieber o Imagine Dragons se han sumado a la iniciativa “We’ve got you covered” para recaudar fondos para la industria discográfica, gravemente afectada por la crisis sanitaria, vendiendo cubrebocas.

LOS CUIDADOS BÁSICOS: 

>  Lavar y desinfectar los cubrebocas con detergente y agua entre 60 y 90 grados (un ciclo normal de la lavadora).

>  Sumergirlos en una disolución de desinfectante con agua durante 30 minutos, y posteriormente eliminar los restos de producto con más agua.

>  Utilizar alguna sustancia virucida homologada, siguiendo las instrucciones del fabricante, y enjuagar después con agua y jabón.

> Son tiempos de cubrebocas y en ellos, moda, belleza y protección no tienen por qué estar reñidas, siempre que elijan el modelo adecuado y sigan los consejos de los expertos.

(Con información de EFE y la OMS)

 

Itzel Roldán

Originaria de la Ciudad de México, egresada de la licenciatura en Comunicación de la Universidad Intercontinental. Diplomado en Locución en el Centro de Capacitación MVS. Reportera y editora especializada en periodismo de espectáculos. Amante del cine, la música, la televisión y los animales.