Hallazgo. Fueron unos pastores los que encontraron el cuerpo y lo reportaron a la autoridades. | Foto: Vanguardia
El cuerpo aún no ha sido reclamado, y sigue en la morgue del Hospital Universitario.

A dos días de que fuera encontrado un cuerpo en estado de descomposición, el cual se dijo que presentó dos impactos de bala en la cabeza, ahora se maneja la versión de que podría tratarse de un expolicía investigador de Coahuila.

Como todavía faltan las pruebas de ADN, los resultados podrían tardar varias semanas más para concretarse y así las autoridades del grupo de personas desaparecidas confirmen si se trata de un policía

El cuerpo fue encontrado el lunes 30 de septiembre en los predios de la carretera Carbonera-El Diamante, a la altura del kilómetro 11.7. Estaba semidesnudo, con desprendimiento de piel, orificios de entrada y salida en el cráneo y evidentes huellas de violencia.

Hasta ayer por la tarde se informó de forma extra oficial que una familia busca a un expolicía apodado “El Chato”, cuyas características coinciden con las que daban, pero la Fiscalía General del Estado, (FGE) no se aventuró a confirmarlo.

Fuentes de la Coordinación de Homicidios Violentos aseguran que primero se tendrá que seguir el protocolo de someter a necropsia y estudios de ADN, cuyos resultados tardarían hasta 48 horas.

Una hipótesis de la dirección de servicios periciales dan a conocer que en la escena del crimen no se localizaron casquillos percutidos, creen que a la persona pudieron haberla matada en otro lugar y solo acudieron arrojar el cuerpo.