Remodelación. Las viejas jardineras, sin valor arquitectónico ni histórico, serán sustituidas por un parapeto recubierto de cantera. FRANCISCO MUÑIZ
La referida obra fue iniciada el martes a petición de los vecinos y comerciantes como parte de una serie de rehabilitaciones de lugares emblemáticos

La infraestructura que se derriba ya para la remodelación del paso inferior vehicular de Allende con Francisco Coss, en la que se invertirán 4.6 millones de pesos, no tiene ningún valor histórico o arquitectónico, sin embargo, se pudo hacer una mejor obra y no simplemente simulando los antiguo, opinó Carlos Recio.

El historiador señaló que siempre ha criticado que en la ciudad, desde los años 70, se ha dado por simular lo antiguo.

La referida obra fue iniciada el martes a petición de los vecinos y  comerciantes como parte de una serie de rehabilitaciones de lugares emblemáticos, como es el caso de este puente a desnivel que estaba deteriorado y que representa la entrada al Centro Histórico de nuestra ciudad.

Como parte de la obra se eliminarán las jardineras actuales, las cuales, se consideró, representan un riesgo a automovilistas por el estado avanzado de deterioro.

“Definitivamente esas jardineras no tenían valor (histórico o arquitectónico), no tenían tampoco estética, no estaban cuidadas, pero lo que sí cuestiono es que se haga una intervención con lo que siempre he criticado en Saltillo desde los años 70, es decir, en Saltillo simulamos lo antiguo”, indicó.

“No es antiguo ni el Palacio de Justicia ni ninguna construcción del bulevar Coss y sin embargo, hubo esa añoranza de lo que Saltillo fue, que en realidad fue a medias porque se destruyó mucho la ciudad, muchos edificios que eran eminentemente neoclásicos”, apuntó.

Recio opinó que originalmente debería haberse pensado en una propuesta más vanguardista o en algo, por ejemplo, neo virreinal.

Recordó que las jardineras que se quitarán y en cuyo espacio se recubrirá de cantera, fueron construidas en la administración de Carlos de la Peña en la década de los 80.

“Eran funcionalistas y sin una estética acorde a la ciudad y con cemento que parecía estar como derritiéndose, era una estética un poco curiosa.

“Esos jardines estuvieron olvidados muchos años”, dijo Recio.

“No me anclo en que hay que rumiar el pasado, en que hay que vivir con las añoranzas de lo que Saltillo fue, sino ver más adelante con arquitectura de una propuesta más vanguardista”, externó.