Reporta. Cueto llegó al campo de entrenamiento de los Gigantes luego de que mejoró la salud de su padre Domingo Cueto. ARCHIVOA AP
Cueto llegó al campo de entrenamiento de los Gigantes luego de que mejoró la salud de su padre Domingo Cueto
Cuando comience el Clásico vamos a ver qué pasa, y si pasan (a la segunda ronda) hay que hablar con el manager y el pitching coach y la gente que me protegen aquí en el equipo”.
Johnny cueto, lanzador dominicano.

SCOTTSDALE.- El abridor dominicano Johnny Cueto arribó al campamento de entrenamiento primaveral de los Gigantes de San Francisco en Scottsdale, Arizona, la mañana del sábado, aproximadamente tres semanas después del día programado para el reporte de lanzadores y receptores.

Cueto permaneció en República Dominicana con un permiso especial de la gerencia de los Gigantes debido a complicaciones de salud de su padre, de 71 años, Domingo Cueto.

El abridor, en su segunda temporada de un contrato de 6 años y 130 millones con San Francisco, esperó que su padre se estabilizara y luego tuvo que pasar por un proceso de renovarle un pasaporte caducado y de solicitarle una visa de Estados Unidos para que fuese autorizado a acompañarlo a Arizona.

“Tuve que hacerlo porque es mi papá y soy loco con mi familia. Los siento a todos ellos en mi corazón”, dijo Cueto. “Tuve que hablar con (el dirigente Bruce) Bochy, (con el gerente general) Bobby Evans y todos los coaches, y ellos me dijeron ‘tienes que resolver eso de tu familia”.

Cueto también indicó que debido al retraso, no se unirá a la novena dominicana para la primera ronda del Clásico Mundial de Beisbol, donde República Dominicana, campeón en la edición pasada en 2013, jugará en el Grupo A contra Estados Unidos, Colombia y Canadá.

“Yo quería jugar (en el Clásico) porque yo se lo dije a los fanáticos y a los dirigentes del equipo; me estaba preparando para eso. Pero Dios sabe lo que sucede, y esto pasó y tenía que primero lidiar con lo de mi familia y después lo demás”, dijo Cueto.

Cueto agregó que estuvo trabajando en la academia de Ligas Menores de los Gigantes en República Dominicana, donde participó incluso de tres prácticas de pitcheo en vivo, por lo cual no anticipa que su llegada tardía lo afecte en nada relacionado con la preparación normal primaveral de cara a la campaña regular 2017.

“Ya cuando yo estaba viendo que (mi padre) se sentía mejor cada día, estaba practicando, porque yo también tengo compromiso con el equipo. Estaba practicando a la vez e iba al hospital”, señaló. “Estuve allá en la academia con un entrenador de ligas menores que se llama Torrealba, quien estuvo allá conmigo y me dio el apoyo. Les doy las gracias a todos ellos por eso”.