Foto: Archivo
El ex gobernador de Coahuila pasó su quinto día internado en un hospital al norte de la ciudad; fuentes cercanas a la familia reportaron que se encuentra estable

El exgobernador de Coahuila, Jorge Torres López, pasó su quinto día internado en un hospital al norte de la ciudad; fuentes cercanas a la familia reportaron que se encuentra estable.

Hasta anoche, personal del nosocomio informó que estaba en su habitación.

El pasado jueves, VANGUARDIA informó que el exmandatario interino había sufrido un infarto. 

Ese mismo día, según informó  la familia del también empresario, le practicaron un cateterismo, ya que tenía tapada una vena.

Asimismo se dio a conocer que al día siguiente le serían destapadas otras dos venas. 

Desde el jueves la familia informó que se encontraba estable y de buen ánimo.