Aunque la mercadotecnia y las tiendas de franquicia se nos hayan adelantado desde diciembre y hayan empezado a bombardearnos con mercancía y publicidad de San Valentín desde entonces, probablemente hasta esta semana (o hasta que abriste el periódico en esta página) te hayas puesto a pensar en qué le vas a regalar a esa persona especial o qué vas a hacer para festejar el día del amor y la amistad con los que más quieres. Así como en Navidad, Reyes Magos y el Día del Niño, en San Valentín los animalitos encabezan la lista de regalos favoritos, y no es para menos si sabemos que traen consigo amor y ternura garantizada. Sin embargo, queremos aprovechar esta columna para recordarte lo que implica regalar o recibir un animalito en cualquier festividad.

En primer lugar, las asociaciones que nos preocupamos por el problema de animalitos en la calle no recomendamos “regalar” animalitos porque tienden a “cosificarse”, es decir que se les da el valor de un objeto cualquiera, que puedes adquirir y deshacerte de él con facilidad, tal y como nos deshacemos del peluche que nos regaló nuestro ex una vez que nuestra relación terminó o como un niño bota un juguete después de que pasa de moda o se aburre de él. Hay estadísticas que demuestran la gran cantidad de animalitos que son abandonados pocos meses después de haber sido un regalo (cuando el perrito ya creció, ya no es tan tierno o ya se comió la chancla de tu suegra), por ejemplo en abril, el número de animalitos aumenta cuando la gente ya se cansó de su regalo de Navidad. En muchos casos cuando se regala un animalito en pareja, se asume la responsabilidad de cuidarlo y al momento de terminar la relación se ven en el dilema como dice la canción de Jesse y Joy “¿Con quién se queda el perro?”.

Antes de regalar un animalito a esa persona, debes estar seguro de los siguientes puntos. Primero que nada te recomendamos elegir una adopción en lugar de una compra; salva una vida. Un animalito necesitará el compromiso y la responsabilidad por parte del dueño durante toda su vida (los perros en general tienen un promedio de vida de entre 10 y 13 años, y los gatos de hasta 16, aunque se ha sabido de casos en ambas especies que viven hasta 30 años), lo que significa que tendrán que cuidar de él por este período de tiempo. Si regalas un cachorro ten en mente que la persona a quien se lo regalas tendrá que lidiar con su crecimiento (no siempre tendrá el tamaño de un peluche), y también tendrá que educarlo (con pérdidas en el proceso como zapatos, macetas, plantas, cojines, muebles y todo lo que pueda masticar o arañar). Antes de regalar un animalito, consulta con las demás personas que vivan en la casa de tu novi@ si están de acuerdo en tener un animalito en casa, e invertir el tiempo y dinero que requiere (mantener un perro mediano puede costar en promedio hasta mil 350 pesos al mes). El peludito necesitará tener espacio, un lugar donde dormir y protegerse del frío y la lluvia, un collar con placa, alimento, paseo, cariño y juego diario, esterilización, vacunas y atención médica cuando se enferme o cuando esté viejito y hasta el último de sus días y quién lo cuide o una pensión cuando sus dueños salgan de viaje… ¡y cuidado si la familia piensa cambiarse de casa o mudarse a otra ciudad! No es excusa para abandonar a su mascota y tú no deberías permitirlo. De todas estas cosas tienes que estar seguro que tu susodich@ y las personas que vivan con él/ella estén de acuerdo y dispuestos a asumir, e incluso tú deberás estar al pendiente de que todo esté en orden y ayudar si es necesario. Si tienes cualquier punto de estos en contra, entonces ¡te recomendamos conseguir un peluche!

Marie junto con los perritos de Brigada Rescate cuentan contigo para encontrar un hogar con mucho amor diario, no solo en San Valentín.

Esperamos que sigas leyéndonos y que nos sigas en nuestras redes sociales… búscanos en Facebook e Instagram como Brigada Rescate Saltillo. #JuntosDejamosHuella