Archivo
Enrique López Aguilar, director médico del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI dijo que estos cambios en la Ley del Seguro Social, han sido positivos para las familias

Con la finalidad de apoyarlos legalmente para ausentarse de sus trabajos y tener el mejor cuidado de sus hijos diagnosticados con cáncer, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ha otorgado, del 5 de junio de 2019 a la fecha, 615 licencias a 85 papás y 115 madres de niños que padecen esta enfermedad.

Dichas licencias, han derivado en el otorgamiento de ocho mil 193 días de permiso, a partir de la adición del artículo 140 Bis de la Ley del Seguro Social.

Al obtener la licencia laboral, los padres pueden:

-Obtener un permiso laboral que va de uno a 28 días y que puede renovarse las ocasiones que sean necesarias hasta por 364 días en un periodo que no debe exceder tres años.
-Tener derecho a un subsidio equivalente al 60 por ciento de su sueldo.
-Cuidar a su hijo o hija en el hogar o en el hospital, dependiendo de la instrucción del médico tratante.
-16 años es la edad límite de los hijos para que su padre o madre pueda obtener la licencia laboral.

Enrique López Aguilar, director médico del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, dijo que estos cambios en la Ley del Seguro Social, del ISSSTE, y Federal del Trabajo, han sido positivos por la problemática que representaba para los padres de familia estar al lado de su hija o hijo durante estudios, tratamientos y hospitalización que implican varios días e incluso meses.

Añadió que previo a este cambio en las leyes, alrededor de 15 por ciento de las niñas y niños atendidos en el Hospital de Pediatría abandonaban su tratamiento por la pérdida de la seguridad social, ya que era común que las mamás o papás perdieran el trabajo ante los constantes permisos.

"Es mucho el tiempo de internamiento para sus quimioterapias, varias semanas para recuperarse de las cirugías y no les permitían en sus trabajos ausentarse tanto tiempo a los papás, de tal manera que muchas veces perdían el empleo, eso era tremendo, porque entonces pierde el Seguro Social y el tratamiento se interrumpe”, señaló.

"No hay que perder de vista que son papás muy lastimados que tienen en su cabeza mil cosas, miles de problemas que resolver empezando por el cáncer de su hijo y estas licencias, ahora otorgadas por ley, tienden a facilitarles las cosas”, afirmó.

La experiencia que tenemos en estos meses es que los papás no abusan de esta concesión, “han sido responsables y están aquí pegados con su niña o niño los días que están internados. Me queda claro que es un compromiso de la institución, de todo lo que conformó esta nueva ley, pero también de los padres”, subrayó.