La mamá de la menor señaló que su hija estaba en el octavo mes de embarazo y que hace un tiempo se había juntado con Jonathan, de 17 años, quien presuntamente la estranguló

Por: Juan Francisco Valdés y Armando Ríos

La tristeza, el dolor y la sed de justicia predominaron ayer en familiares y amigos que le dieron el último adiós a la adolescente Claudia Iveth, quien tenía cinco meses de embarazo cuando fue asesinada por su pareja, en Concepción del Oro, Zacatecas.

Lomas Ramírez fue sepultada en el panteón municipal de La Paz, ubicado en la carretera a Torreón, en donde su madre, Ericka Esmeralda Ramírez Manzo lamentó lo que le ocurrió a su hija, quien tenía 14 años de edad.

Consternada, la mamá de la menor recordó cuando su hija se fue a vivir a la colonia Provivienda, justo en la calle 8, en la ciudad zacatecana. Señaló que su hija estaba en el octavo mes de embarazo y que hace un tiempo se había juntado con Jonathan, de 17 años, quien presuntamente la estranguló.

 

Ramírez Manzo pidió justicia y castigo para el presunto feminicida, porque no quiere que el delito quede impune. En el cortejo fúnebre estuvieron la hermana del presunto agresor y el padre Jonathan, quien trabaja como custodio del penal varonil de Concepción del Oro, y que dijo estar triste porque perdió a sus dos princesas: su nuera y la nieta que estaba por venir.

A diferencia de lo trascendido, la autoridad informó que la madre de Juan “N”, no está siendo investigada. “Desde el momento en que se notificó ante esta Fiscalía de los hechos ya referidos y tomando en cuenta el contexto de la muerte, se dio inició con la indagatoria, siguiendo el Protocolo de Actuación en casos de Feminicidio”, informaron las autoridades.

Dos días después de los sucesos, la autoridad dijo que en su audiencia inicial, se calificó como legal la detención de Juan “N”, y posteriormente fue imputado al delito de feminicidio.