Foto: Diócesis de Saltillo
El obispo emérito goza de muy buena salud”, se dijo en un comunicado difundido ayer por la Diócesis de Saltillo

Luego de permanecer hospitalizado por 12 días debido a una infección en la piel de su pierna izquierda, lo que pudo haberse complicado con una trombosis, finalmente el obispo emérito Francisco Villalobos, fue dado de alta y abandonó la Clínica La Concepción.

“El obispo emérito goza de muy buena salud”, se dijo en un comunicado difundido ayer por la Diócesis de Saltillo. 

“Deberá tener precaución en sus movimientos y seguirá evitando esfuerzos, para así tener mayor cuidado del marcapasos y de la recuperación de la herida”, agrega.