Amenizan. Los Comandos de Cristo llegaron de Monterrey.JESÚS PEÑA
Al igual que en otras 29 ciudades, Saltillo vio coches adornados con globos y mensajes de optimismo

Recorrieron las calles de la ciudad para llevar un mensaje de esperanza y del amor de Dios en estos tiempos de pandemia.

Ayer por la tarde cerca de 200 fieles de distintas iglesias cristianas desafiaron el miedo y desfilaron a bordo de sus vehículos en torno a los hospitales de Saltillo, con el objetivo de dar aliento a pacientes y familiares agobiados por el COVID, pero también a médicos y a enfermeras.

La Iglesia Cristiana, dijeron los pastores convocados a esta jornada de oración por la ciudad, no se puede quedar con los brazos cruzados.

Y es que, coincidieron, cuando la Iglesia sale para unirse en oración por la ciudad, hay sanidad, milagros, señales, los enfermos son curados.

“Que la gente vea que hay una esperanza. El único que nos puede dar vida en abundancia es Dios, a través de Jesucristo su Hijo”, dijo Héctor Manuel Martínez Contreras, pastor del Pueblo Evangélico de Saltillo.

“Estamos bendiciendo a la ciudad de Saltillo, declarando sanidad para la ciudad y que Saltillo sea comprada con la sangre de Cristo”, proclamó el pastor evangélico Abraham Martínez. 

UN MENSAJE DE ESPERANZA

La vida, la paz y la salud, fueron las principales banderas de este movimiento en el que se dieron cita siervos, pastores, iglesias y congregaciones, de distintas partes del Estado.

“Aprovechamos para orar por los hospitales y en las calles. No teman, estén confiados en que Dios, el creador de todas las cosas, tiene el control… No hay duda de que Dios es el único que nos puede ayudar…”, dijo Martínez Contreras.

La caravana de coches, adornados con globos de colores y leyendas alusivas a las Sagradas Escrituras, se llevó a cabo simultáneamente en 29 ciudades del país.

“Este es un movimiento nacional y no es mandato de un hombre sino es de parte de arriba, viendo las circunstancias que se viven en el mundo entero hoy hemos decidido salir a las calles…”, declaró Héctor Martínez.

La procesión, en la que participaron alrededor de 35 carros, estuvo amenizada con plegarias y la música del conjunto norteño “Los “Comandos de Cristo” de Monterrey.

A la caravana se sumaron además integrantes del Club de Mustang Saltillo.