Galán tendrá la prueba de su vida al enfrentar en tercera ronda a uno de los máximos favoritos del torneo, Novak Djokovic. / EFE
Luego de llegar como 153 del ránking mundial a Francia, ahora enfrentará a Novak Djokovic en la tercera ronda del Grand Slam

PARÍS.- Daniel Elahi Galán se alistaba a preparar las valijas para irse del Abierto de Francia tras perder en la última ronda de la fase previa.

Una semana después, el colombiano alardea de sus primeras dos victorias en un torneo Grand Slam y ahora palpita una cita con Novak Djokovic.

El vuelco de la suerte del número 153 del ránking mundial ha sido surreal.

"Estoy muy contento, no sé si en una nube", reconoció tras despachar el jueves 6-2, 6-2, 6-3 al estadounidense Tennys Sandgren. “He sentido el cariño y la energía que me han enviado desde Colombia, no solo mi familia”.

Por antecedentes, Sandgren era el favorito, por su condición de 47 del ránking y dos cuartos de final en el Abierto de Australia.

Pero los papeles se voltearon en la Cancha 11 de Roland Garros, donde Galán pasó el rodillo en menos de dos horas. Lo hizo con el clásico estilo de un especialista de arcilla, atornillándose desde el fondo y devolviendo profundo, asfixiando a un rival que se equivocó más, 52 errores no forzados contra los 22 de Galán.

Previo a este Roland Garros, el colombiano de 24 años apenas tenía una vivencia en el cuadro principal de un grande, tocándole perder en enero ante el chileno Alejandro Tabilo en el Abierto de Australia.

Su pared había sido la fase de clasificación, con ocho derrotas. La última fue ante el suizo Henri Laaksonen, en la misma Cancha 11 donde jugó contra Sandgren. Pero los retiros de varios jugadores del cuadro principal le abrieron paso como ‘lucky loser

El destino estaba de su parte. Otro jugador le comentó que su actual ránking le permitía entrar al sorteo para definir los ‘lucky losers'. No quiso estar presente en ese trámite y mandó a su hermano, Xando, quien le acompaña en París.

“Él fue el que sacó la ficha mía”, dijo sobre una segunda oportunidad que ha capitalizado al máximo.

Al avanzar a la tercera ronda, Galán tiene asegurado un premio de aproximadamente 150 mil dólares, excediendo los casi 94 mil que había acumulado este año.

“Cuando se dio lo del ‘lucky loser’ tenía una gran oportunidad ante mí”, dijo Galán. “Tenía que aprovecharla. Son oportunidades que no se le presentan a todo el mundo y tenía que simplemente tomarla y eso fue lo que hice”.

Galán es uno de nueve hombres fuera del Top 100 que han desembarcado en la tercera ronda, emulando el mayor número en un Grand Slam en más de un cuarto de siglo. El Wimbledon de 1994 tuvo la misma cantidad.

Ahora le tocará medirse contra Djokovic, cuyos 17 títulos de Grand Slam le tienen como el tercero de todos los tiempos. El número uno del mundo tiene marca de 31-1 esta temporada, y la única derrota fue por su descalificación en la cuarta ronda del Abierto de Estados Unidos el mes pasado por propinar una pelotazo accidental a una jueza de línea.

Lo único que pareció incomodar a Djokovic fue un día con más sol, por lo que tuvo que pedirle a su equipo que le consiguieran un gorro para jugar en el cancha central Philippe Chatrier y proceder con lo que fue una aplastante victoria 6-1, 6-2, 6-2 ante el lituano Ricardas Berankis.

Djokovic apenas ha cedido 10 juegos tras dos partidos en este Roland Garros, donde se coronó en 2016 para completar su colección de coronas de Grand Slam.

“Espero seguir así”, dijo Djokovic.

También tomó apunte de Galán.

“Será la primera vez que nos enfrentemos. No tendrá mucho que perder. Seguramente jugaremos en la Chatrier o la Suzanne Lenglen, lo que significa que será su primer partido en una cancha grande”, señaló el serbio. “Siempre es peligroso toparse con un desconocido. En un estadio enorme se puede relajar y jugar el partido de su vida".

Tal es la mentalidad de Galán en este momento.

"Djokovic no tiene debilidades... no digo que sea invencible, si no nunca habría perdido un partido”, zanjó. “Venía haciendo las cosas bien y eso me ha ayudado a tomar confianza ante jugadores de alto nivel".

Otro que se estrenará en la tercera ronda será el chileno Christian Garín. El cabeza de serie 20 remontó para derrotar 6-7 (5), 6-2, 7-6 (3), 6-4 al australiano Marc Polmans y quedó 15-3 en superficie de arcilla este año.

La segunda ronda había sido el muro de Garín desde que empezó a incursionar en las grandes citas. Ahora se las verá con el ruso Karen Khachanov (cabeza de serie 15).

“Voy a poder jugar con menos tensión”, dijo Garín. “Voy paso a paso. Soy alguien que cuando ve más allá, pierdo la concentración fácilmente”.

En otros resultados destacados el jueves, el griego Stefanos Tsitsipas dio cuenta 6-1, 6-4, 6-2 del uruguayo Pablo Cuevas; y el español Roberto Carballés Baena (101 del mundo) derrotó 7-5, 6-7 (5), 6-3, 3-6, 8-6 al canadiense Denis Shapovalov (cabeza de serie 9).