Los datos que ofrece una encuesta permiten quitar el velo a la demagogia. Representan de manera frontal la realidad y pueden ser el origen de cambios relevantes. Las cifras que muestra un instrumento de esta naturaleza, si fueron recopiladas de una manera confiable, marcan un norte para diseñar, implementar y evaluar políticas. Es por estas razones y con estos propósitos que este 2016 el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI), en conjunto con (Insituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), emprendimos varios esfuerzos de levantamiento de datos, de entre los cuales quisiera aquí destacar un par de resultados en lo referente a la Encuesta Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (ENAID 2016).

En congruencia con la difusión y promoción de los derechos tutelados que tiene como función el Inai, la ENAID tuvo por objetivo conocer los factores de conocimiento, actitud y percepción en la población de 18 años y más, respecto de diversos tópicos y con distinto grado de profundidad, relacionados con el acceso a la información y la protección de datos personales.

Un primer asunto a referir es que poco más de la mitad de la población (50.6%) declaró saber que existe una institución encargada de la transparencia, el acceso a la información y la protección de datos. Esta es una buena noticia para el INAI. Claro que aspiramos a elevar ese porcentaje y podremos potenciarlo con los trabajos del Sistema Nacional de Transparencia, pero consideramos que este es un organismo joven y que el camino para dar a conocer a las mexicanas y los mexicanos la forma de ejercer su derecho se va pavimentando progresivamente. Como dato adicional, ese mismo porcentaje (50.6%) declaró saber que existe una ley encargada de garantizar el derecho de acceso a la información pública.

Entrando a terrenos más específicos, la ENAID permitió observar algunas percepciones de la población, las cuales, como Inai, deberemos atajar con mayor determinación. Por ejemplo, 58.8% piensa que es difícil o muy difícil obtener información gubernamental. Es un prejuicio que se contrapone cuando la propia encuesta anota que 82.30% de quienes han consultado alguna página de internet del Gobierno encontraron lo que buscaban y de esos, 84.2% declaró que la información fue de fácil acceso. Sin embargo, fue sólo 14.1% de la población la que consultó en 2015 información del Gobierno en Internet.

Otra preconcepción que en el INAI buscaremos poner en una más justa dimensión es la que tiene que ver con la credibilidad de la información que entrega el gobierno. 82.4% de los encuestados piensa que la información se manipula; 71.4% que no coincide con la realidad; 68.9% que está incompleta. En contraparte, 93.1% de quienes solicitaron información de manera formal a alguna institución gubernamental y que sí la recibieron, consideró lo recibido como verdadero; 92.8%, vigente; 87.4%, claro y entendible, y 86.5%, completo. Sin embargo, 5.6% es el porcentaje de la población que ha hecho uso de su derecho de acceso de manera formal. En otras palabras, el ejercicio del derecho es efectivo y la gente se debe animar a ejercerlo.

La ENAID es un tesoro de información para entender cómo se mira el acceso a la información dentro del contexto de nuestro país. Ya que puede ser analizada por regiones, muestra incluso desafíos más afinados para cumplir con el pacto social de garantizar el ejercicio pleno de los derechos que tutela el INAI. Pero la ENAID también muestra que son derechos que importan a la gente. Un último dato en este sentido: 18.7% de los encuestados que declararon no haber realizado una solicitud de información, manifestó interés en hacerlo, y es el tiempo, el desconocimiento o la desconfianza lo que se los ha impedido. Contra esos malestares debemos luchar sin tregua para expandir el ejercicio de los derechos.

Con esta contribución cierro mis participaciones este año en este distinguido periódico, al que agradezco que me haya abierto sus páginas y espacios electrónicos para compartir estas reflexiones. Les deseo a todos ustedes, lectores, unas muy felices fiestas en compañía de sus seres queridos.

Comisionada presidente del INAI