Agosto terminó el pasado fin de semana con otro par de muertes relacionado al cine mexicano como al hollywoodense como bien lo estuvimos informando en otras columnas a lo largo del mes.

Entre las que se nos pasó comentar, primero que nada, fue la del día 9 de agosto cuando falleció a los 80 años de edad el escritor norteamericano Kurt Luedke, ganador del Oscar al Mejor Guion Adaptado de 1985 por “África Mía”, de Sydney Pollack, director con quien colaboró en otra película oscareable anterior como lo fue “Ausencia de Malicia”, de 1981, protagonizada por otros dos ganadores de la estatuilla como Paul Newman y Sally Field en donde aplicó mucho de su oficio anterior como periodista (Luedke fue un ganador del Premio Pulitzer por su cobertura para el periódico Detroit Free Press por los disturbios de 1967 en esa ciudad), y “Juegos del destino”, de 1999, con los nominados Harrison Ford y Kristin Scott Thomas, trilogía con la que curiosamente cerró a su vez con su trabajo dentro del cine.

En relación a proyectos ganadores del Oscar, una pérdida todavía más lamentable por ser una actriz todavía muy joven fue la muerte de Linda Manz, a los 58 años de edad el 14 de agosto pasado, apenas unos días de cumplir 59 el jueves 20. Manz quedó para la historia como la joven actriz cuyo personaje es narradora del clásico “Días de Gloria”, filme del cineasta Terrence Malick protagonizado por Richard Gere, Sam Shepard y Brooke Adams, y que ganó el Oscar a la Mejor Fotografía de 1978 para el cubano Néstor Almendros. Manz fue también parte del elenco de “Los pandilleros” (Philip Kaufman, 1979) y más recientemente de “El juego” (David Fincher, 1997), junto a Michael Douglas y Sean Penn. 

El 18 de agosto, por otro lado, falleció en Vienna, Austria, a los 72 años de edad el actor británico Ben Cross, recordado sobre todo por su papel protagónico en el clásico ganador del Oscar a la Mejor Película de 1981 “Carros de fuego”, de Hugh Hudson, donde interpretó al corredor de ascendencia judía que participa literalmente contra viento y marea en las Olimpiadas de París en 1924, y posteriormente participó otra vez bajo las órdenes de Jerry Zucker en “Lancelot: La leyenda de Tarzan, el Primer Caballero”, de 1985, junto a Richard Gere y Sean Connery y más recientemente como el padre de Zachary Quinto en el reboot de “Star Trek” realizado por el norteamericano J.J. Abrams en el año 2009.

Para terminar, bastó solo un día, en específico el pasado viernes 28, para que se dieran dos lamentables muertes primero en México, como la de Manuel “Loco” Valdés, a los 89 años de edad, y después en estados Unidos del afroamericano Chadwick Baseman, ambos por complicaciones derivadas del cáncer. “El Loco” Valdés es recordado en el cine mexicano primero por su participación en varios clásicos al lado de su hermano Germán Valdés “Tin Tán” y luego pasando de cintas infantiles como “La caperucita roja” (Roberto Rodríguez, 1960), compartiendo créditos con la primera actriz coahuilense Beatriz Aguirre a comedias para adultos como las de finales de los años 70 y principios de los 80 como “Muñecas de Medianoche” (Rafael Portillo, 1979), al lado de la también coahuilense Carmen Salinas, entre otras más.

Boseman, por su cuenta, alcanzó el estrellato como protagonista de la primera película con un superhéroe afroamericano, “Black Panther”, que ganó 3 Premios Oscar además de haber sido nominada en la terna a la Mejor Película del 2018 y en este verano estrenó en la plataforma de Netflix la cinta “Cinco Sangres”, del también ganador de la estatuilla Spike Lee. Descansen en paz.