Hoy se conmemora a nivel nacional el Día de la Familia, instaurado desde el régimen de Vicente Fox, y en el género de las telenovelas encontramos una gran diversidad de ellas, desde México hasta Turquía.

 En “el canal de las estrellas”, por ejemplo, la barra vespertina la inaugura el refrito “Simplemente María”, que sigue dándole continuidad a la tradición del género que las familias pobres (y sobre todo de origen indígena) son las más apegadas a los valores universales mientras que las más ricas en bienes materiales son las que más se inclinan a la corrupción de los mismos.

 Algo por el estilo se repite de alguna manera en “Un camino hacia el destino” y “Corazón que miente”, refritos de telenovelas previas tanto de TV Azteca (“La hija del jardinero”) como de Televisa (“Laberintos de pasión”), de manera respectiva, y en todo caso es si nos asomamos a la señal de Unicable que transmite desde la semana pasada la segunda temporada de la teleserie “Señora Acero” donde para empezar, y a diferencia de muchas telenovelas tradicionales, no hay un patriarca protagónico, sino una matriarca (Blanca Soto) a quien las circunstancias la obligan prácticamente a dedicarse al negocio narcotráfico irónicamente para así darle una mayor protección a su único hijo (Michel Duval).

 Paralelamente, en la señal de Televisa, Juan Osorio ofrece la producción de “Sueño de amor”, historia original de Alejandro Pohlenz pero que tomó mucho de dramas coreanos de los que Osorio fue a empaparse y que nos presenta una historia más “light” que protagoniza también una joven matriarca (Betty Monroe), quien a diferencia de la “Señora Acero” ha optado por salir adelante tras un fracaso matrimonial sacar adelante a sus dos hijos como maestra de un plantel.

 Es cierto que ya pasaron décadas de que Doña Silvia Derbez (sí, la mamá de Eugenio; y pionera del género) fue la actriz fetiche de otro gran productor como Miguel Sabido quien a su vez fue la reina de las célebres telenovelas didácticas de los años 70 con mensaje implícito desde su título (“Ven conmigo”, “Acompáñame” o “Vamos juntos”), y a estas alturas en ese sentido es difícil enderezar el barco con productos comerciales más alentadores, pero ya es ganancia que haya protagonistas femeninas que al tiempo de que luchan por sacar adelante a su familia por sí solas lo hagan dedicándose a oficio encomiable para hacerlo.

 Y es que si volteamos a Azteca Trece en el horario estelar, “Anónima” es más una variante de la clásica película “Gloria”, de John Cassavettes, que un serial tradicional, pero por ejemplo no deja de sorprender una telenovela turca como “¿Qué culpa tiene Fatmagul?” que presenta familias de escasos recursos y de mucha alcurnia en donde todas tienen manzanas podridas, aunque mantiene a la heroína protagónica que el ser víctima nada menos que de una violación es fortalecida como mujer y descubre en el camino el amor. Es decir, toma de lo malo algo mejor. ¡Feliz Día de la Familia!

Comentarios a:

sopeoperas@yahoo.com