Cada mascota tiene una manera de comunicarse, a través de maullidos, ladridos, y por supuesto el movimiento y posición de su colita y orejas. En el caso de los canes podemos saber cuando cuando están asustados si tienen la colita entre las patas,  cuando están felices si la tienen hacia arriba o la mueven de un lado a otro. Un gato enojado o a la defensiva echará las orejas hacia atrás o las mantendrá en posición horizontal. La cola y orejas son fundamentales en el proceso de comunicación y socialización de tu peludo con otros animales e incluso contigo. Sin embargo desde hace muchos años (sobre todo en el caso de algunas razas de canes), por ignorancia, la gente adoptó la tendencia de cortar las orejas y colita de su peludo por “estética” cosa que se considera mutilación y está prohibida en Coahuila por la Ley de Protección y Trato Digno a los Animales.

En el caso de razas como el Doberman, Pitbull, Rottweiler, Schnauzer, Pincher, Terrier, Chihuahua, Cocker, Poodle, Collie, Boxer, Bulldog y Pug, son las razas con más alto índice de mutilación de orejas y cola por estética. En realidad se trata de una amputación, ya que cuando cortas las orejas o colita de tu peludo, cortas también cartílagos, nervios, vasos sanguíneos, piel y otros tejidos.  Este tipo de mutilaciones normalmente se les hacen a los cachorros antes de los 5 días de vida, son separados de sus madres y pasan mucho estrés durante y después de la mutilación. Gran cantidad de cachorros mueren por hemorragias o por infecciones. Sin importar la edad del peludo, mutilar sus orejas y cola es un proceso sumamente doloroso y traumático. Un mal manejo de este tipo de “operaciones” podría causar la muerte de tu mascota; hay mucho sangrado de por medio y al ser heridas abiertas están sujetos al riesgo de contraer infecciones que pueden llegar hasta los huesos y comprometer su columna vertebral (la cola de perros y gatos es la continuación de su columna vertebral, que les sirve para equilibrarse y moverse con agilidad y estabilidad, pues está compuesta por huesos llamados vértebras caudales que tienen otros tejidos asociados). Al cortar las orejas se afecta el pabellón auricular que permite que tu can mueva sus orejas y capte adecuadamente los sonidos a su alrededor, a demás esto puede ocasionarles otitis (inflamaciones internas o externas). Con este tipo de inflamaciones tu perro sacudirá la cabeza, se rascará las orejas, puede aparecer enrojecimiento, mal olor, secreción anormal, fiebre, y que tu perro pierda el equilibrio o se mueva de manera anormal, muchos cuadros clínicos se combinan por una simple infección a raíz de una mutilación.  También hay riesgo de que aparezcan síntomas nerviosos, ya que el sistema vestibular controla el equilibrio. Una infección de este tipo puede pasar a las meninges que recubren el sistema nervioso central y causar meningitis.

Como si fuera poco, algunas personas cortan incluso las cuerdas vocales de su can para que no ladre, cosa que ya es bastante salvaje y antinatural. Algunos veterinarios opinan que el cortar las uñas de los gatos es también una amputación de sus garras y puede causarles deformaciones en sus patitas, cadera, rodillas y hasta la columna.

Como seres civilizados, deberíamos confiar en la evolución y respetar la fisionomía y naturaleza de los animales que nos rodean, a demás no hay nada mejor que ver una colita moverse agitadamente en el aire cuando llegas a casa. Si ellos son capaces de amarnos tal y como somos, ¿Por qué nosotros a ellos no?

Midori junto con los perritos de Brigada Rescate cuentan contigo para encontrar un hogar con mucho amor.

Esperamos que sigas leyéndonos y que nos sigas en nuestras redes sociales… búscanos en Facebook e Instagram como Brigada Rescate Saltillo.

 #JuntosDejamosHuella