El martes pasado se llevó a cabo la edición número 46 de las Diosas de Plata a lo mejor en cine mexicano del 2016 en el Teatro Metropolitan de la Ciudad de México.

La máxima ganadora de esta premiación organizada por la asociación de Periodistas Cinematográficos de México (PECIME) fue la ópera prima del cineasta Celso García “La delgada línea roja” que se alzó con las principales estatuillas a la Mejor Película; Mejor Director; Mejor Guión Original (también para García); Mejor Coactuación Masculina (Silverio Palacios) y Mejor Edición.

Contrario a lo que muchos pudieran pensar, y a pesar de los competido de la terna como lo anticipamos en estos espacios al darse a conocer las nominaciones a la entrega, el actor de ascendencia coahuilense José Ángel Bichir se alzó con la diosa de plata al Mejor Actor del 2016 por encima de su tío Demián y de Héctor Bonilla por “7:19: La hora del temblor”, de Jorge Michel Grau y Damián Alcázar por la misma “La delgada línea amarilla”, entre otros, en su caso por la cinta de terror “Jirón de niebla”, de Julio César Estrada, mientras que la Diosa de Plata “María Félix” a la Mejor Actriz del año pasado fue para Ileana Fox por su trabajo en el drama “Rumbos paralelos”, de Rafael Montero. 

Algunos de otros premios importantes fueron para la ópera prima del regiomontano Marcelo González, “Estar o no estar”, que se llevó la Diosa de Plata “Silvia Derbez” a la Mejor Coactuación Femenina para Tiaré Scanda y la Diosa de Plata “Gabriel Figueroa” a la Mejor Fotografía para Jerónimo Rodríguez García, mientras que las Diosas de Plata Especiales fueron tanto para el actor, cantante y conductor César Costa como para “el P´rincipe de la Canción”, José José, quien como César Costa un tiempo también fue actor de cine e inclusive en el año de 1972 interpretó al hijo de la primera actriz coahuilense Beatriz Aguirre en “Un sueño de amor”, de Rubén Galindo.

Tan pronto como el miércoles 19 el cine internacional se volvió a cubrir de luto con el fallecimiento a los 73 años de edad a causa de cáncer en el esófago del cineasta norteamericano Jonathan Demme, ganador del Oscar al Mejor Director de 1991 por “El silencio de los inocentes” y bajo cuya dirección ganaron algunos de sus respectivos Oscares actores y actrices de la talla de Anthony Hopkins, Jodie Foster y Tom Hanks, este último por su interpretación de un abogado homosexual discriminado en su bufete por estar enfermo de VIH y que a su vez fue la primera película de un estudio grande de Hollywood en abordar tanto los temas de la homosexualidad como del sida. Descanse en paz. 

El jueves 27 volvió la fiesta del cine mexicano a nuestro país con la entrega de los premios Luminus en su caso por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (CANACINE) a lo más destacado de la producción cinematográfica nacional del año pasado y como estos se enfocan en películas que contribuyan al crecimiento económico de nuestra industria no extrañó que la película ganadora fuera la comedia “¿Qué culpa tiene el niño?”, de Gustavo Loza, la más taquillera del 2016. 

La misma cinta dio a ganar a su protagonista femenina Karla Souza el premio a la Mejor Actriz; a su protagonista masculino, Ricardo Abarca a la Revelación Masculina; Jonás Cuarón fue designado Mejor Director y Gael García Bernal como Mejor Actor en “Desierto” mientras el niño Martín Castro como Promesa Masculina por “El Jeremías”, ópera prima del coahuilense Anwar Safa, entre otros más.

Comentarios a: tesse_69@hotmail.com