La nota de la semana la dieron las Águilas del América, quienes anunciaron con bombo y platillo que, como parte de los festejos del centenario del club milloneta, rendirán un homenaje a Cuauhtémoc Blanco, el próximo sábado 5 de Marzo, durante la jornada 9, en el Estadio Azteca, cuando enfrenten a Monarcas Morelia. ¡Órale! 

Según esto, que ya habían registrado en tiempo y forma al jorobado de Tlatilco desde el 29 de Diciembre del año pasado, y que jugaría con el 100 en los dorsales. Queriendo “dormir al velador”, afirmaron que la Liga MX no lo hizo público y guardó la secrecía, para que “fuera una sorpresa”, que todo estaba en orden, pretendiendo verles la cara de idiotas a todos los aficionados. 

Sin embargo, los de Coapa se olvidaron de que “la virgen todo lo ve”, y la investigación realizada por Luis Castillo (TVC Deportes) evidenció que era Cristopher Reyes Colín quien estaba ya registrado con el número 100; es más, que alineó (cédula arbitral de por medio) como suplente con el América Premier de la Segunda División, el pasado domingo. Curiosamente de la noche a la mañana, de la nada, apareció Cuauhtémoc Blanco registrado con el número 100 y Reyes Colín con el 110. ¿No les dará pena ser tan cínicos? 

Todo esto sin mencionar que están violando la neutralidad política que presumen en sus propios estatutos; toda vez que se trata del presidente municipal de la Ciudad de la Eterna Primavera. 

Quizá se vean en la necesidad de llamar a Virgilio Andrade para que nos aclare que “no existió conflicto de intereses” o a Jesús Murillo Karam para que nos explique “la verdad histórica” de todo este embrollo. 

Desafortunadamente no es la primera vez que sucede algo así. ¡Otra mancha al tigre! ¿No les dará pena, previo al inicio de cada partido, utilizar a un niño diciendo “juega limpio; siente tu liga”? 

Nadie pone en tela de juicio la calidad balompédica del ‘Cuau’. Tampoco se pueden borrar de un plumazo todas las tropelías en las que ha incurrido a lo largo de su trayectoria. No se trata de discutir si el homenaje es merecido o no, lo que preocupa es que existan estas insanas complicidades. Si las autoridades (in) competentes de la Liga MX y la directiva americanista se pusieron de acuerdo para violar flagrantemente los reglamentos y el código de ética al organizar todo este cochupo... ¿De qué no serán capaces? 

Comentarios: ebrizio@hotmail.com