Foto: Tomada de Facebook
El director de la Universidad Carolina, compartió a través de su cuenta de Facebook que tras varios días de camino, logro llegar a la cima de la montaña más alta de América

Fue el 20 de enero cuando Esteban Garza Fishburn, uno de los fundadores de la Universidad Carolina anuncio a través de su cuenta de Facebook que se encontraba a punto de iniciar con el reto de escalar el Aconcagua, la montaña más alta de América, con el propósito de celebrar y homenajear al planeta.

Hoy, 17 días después de aquella publicación en la que además el saltillense señaló que habían logrado recaudar $100mil pesos para ampliar la reserva del Cañón de San Lorenzo, el emprendedor social anunció que logró subir a la cima del Aconcagua tras recorrer más de 120 kilómetros a pie.

Aquí la reflexión que Esteban Garza compartió a través de sus redes sociales luego de su viaje en el que según detalla, pasó por ambientes extremos, donde imperó el frio, los vientos fuertes, la nieve y el hielo:

 

 

 

¡Logramos la cima del Aconcagua!
¡La montaña más alta de América!

+ A casi 7 kilómetros sobre el nivel del mar,
+ Subimos con una temperatura de -20•C con sensación térmica de -27•C,
+ Más de 120km recorridos a pie

Ustedes y yo logramos este objetivo

"Este trayecto a la cima del Aconcagua fue una celebración y homenaje para el planeta tan increíble en el que vivimos.

En un ambiente tan extremo, donde el frio, la falta de oxigeno, el viento, la nieve y el hielo, te llevan al límite física y mentalmente, me encontré con momentos de profunda reflexión:

 

Desde este lugar tan majestuoso no podía dejar de pensar en nuestro Saltillo y pude ver claramente una interdependencia entre los glaciares en los Andes, el Cañón de San Lorenzo y los ojos de agua que aún emergen del subsuelo en el Distrito Carolina, en el corazón de la ciudad.

Pude ver con mis propios ojos cómo los glaciares se están perdiendo y no pude dejar de pensar que algo similar está pasando en nuestra ciudad. Los ojos de agua que históricamente han brotado de sus suelos en el Distrito Carolina han ido disminuyendo a pasos alarmantes, esos afloramientos de agua donde de chico nadaba, pescaba y eran fuente de vida a todo un ecosistema, ahora están en peligro de desaparecer.

 

Esta realización derivada de 14 días en constante reflexión en la montaña reafirmó en mi la urgencia de que sucedan dos cosas en nuestra comunidad: que sigamos creciendo y cuidando la reserva natural del Cañón de San Lorenzo (fuente importante de nuestros recursos hídricos) y segundo, que sigamos reforestando el Distrito Carolina al punto de convertirlo en el área más densa de árboles de toda la ciudad. Asimismo, quedó clara la urgencia de que sigamos rescatando y reforestando cualquier espacio disponible para que aumente la absorción de agua y se reactive el ciclo de vida del ecosistema urbano en el que vivimos.

Quiero agradecer infinítamente a todos los que se sumaron a este reto, quienes juntos recaudamos 120 mil pesos para la conservación del Cañón De San Lorenzo y además sumaron compromisos institucionales hacia la reforestación y disminución de desechos".