AP
El jugador de la NFL es una estrella de los emparrillados pero todo lo hace por ayudar a la persona que le dio la vida

DeAndre Hopkins es una de las máximas figuras de los Texans de Houston. Sus recepciones son espectaculares pero tiene una historia detrás. A los 10 años se enteró que su madre no podría ver porque una mujer le arrojó ácido a su cara. 

A través de ESPN, Sabrina Greenlee, la madre del jugador, comenta su experiencia.

Ella fue cegada en un ataque de ácido en 2002. Una mujer arrojó una mezcla después de enterarse de que su novio la engañaba con Greenlee. Fue dejada por muerta en una estación de servicio.

Greenlee fue madre muy joven y tuvo que salir adelante para que sus hijos trascendieran en la vida. 

Ahora, Greenlee dirige una campaña de violencia doméstica sin fines de lucro.

"Recuerdo haberme acostado allí, solo pensando, 'Esto es todo'. Una cortina blanca me cubre los ojos y me estoy quedando ciego", comentó la madre del jugador de futbol americano.

Hopkins, que ahora tiene 27 años pero tenía 10 años en ese momento, le dijo a ESPN: “Era joven, no entendía cuán grande era la situación, no sabía que mi madre nunca podría ver".

"Realmente no sabes cuál es tu próximo día", explica.

Ahora, la estrella de la NFL dice: “Mi mamá está en todos los juegos. Me da un impulso diferente al de mucha gente. ... Solo verla feliz, ese es el mejor sentimiento del mundo".

Aquí puedes ver la entrevista completa