Foto: Archivo
Decrece un 9% en julio la exportación manufacturera

CDMX.- El déficit y la deuda pública son dos indicadores que llegaron a niveles preocupantes en este cuarto año de gobierno de la administración actual. Para la iniciativa privada es indispensable que el Ejecutivo tome cartas en el asunto y ajuste el gasto para aminorar este pendiente del sexenio.

El director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada Pascal; el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón y el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, coincidieron en que uno de los retos de este gobierno es reducir el gasto, cuidar la inflación y limitar el crecimiento de deuda pública.

Castañón y De Hoyos concordaron en que uno de los principales retos es imponer el Estado de derecho y combatir la inseguridad.

Entre los avances del último año del gobierno están materia de corrupción, la implementación de las reformas, el crecimiento del empleo, a pesar de que hay subocupación y de que hay mala calidad de éste, consideró Castañón, mientras que De Hoyos dijo que la estabilidad y las negociaciones del TPP o Acuerdo de Asociación Transpacífico.

En cuanto a la deuda, el director del CEESP consideró que solamente en los primeros seis meses de 2016 el incremento de la deuda fue de 300 mil millones de dólares.

En consecuencia, en este cuarto año de gobierno, la deuda acumulada de la administración actual alcanzó los 9.3 billones de dólares a junio de 2016, cantidad que es comparable a 50% del PIB, expuso.

Pero si se suma el aumento de la deuda actual de enero de 2013 a junio de 2016 la cifra llega a 3 billones de pesos, es decir, la deuda subió de 6.3 billones a 9.3 billones de dólares, dijo Foncerrada.