Tomada de Twitter
Raúl Jiménez, Hirving Lozano y Héctor Moreno le dan la primera victoria al Tri con el 'Tata' al mando

El inicio de la era de Gerardo Martino en la Selección Mexicana tiene un aire de esperanza.

Con unos grandes 25 minutos en la primera mitad y un segundo tiempo en donde fueron dueños totalmente del terreno de juego, México se quitó encima el 7-0 con el que perdieron ante Chile en la Copa América y ganó 3-1 ante una Roja que se vio totalmente paralizada ante el buen accionar del combinado azteca.

Tomada de Twitter

Fiel al estilo que demostró en el FC Barcelona y el Atlante United, el "Tata" educó a sus nuevos pupilos al toque y las jugadas verticales, algo que encargó en los pies de Raúl Jiménez, Hirving Lozano, Rodolfo Pizarro, Andrés Guardado, Jesús Gallardo y Carlos Rodríguez.

Fueron Pizarro, "Chucky" y Jiménez la sociedad que más puso a temblar al sector defensivo de los andinos, hasta que el líder, Arturo Vidal, comenzó a emparejar la situación del lado de los suyos.

AP

Y, una vez más, tuvo que aparecer Francisco Guillermo Ochoa. Quien ha sido titular en los últimos dos Mundiales que ha disputado México, tuvo un par de atajadas en los primeros 45 minutos para evitar que el ataque encabezado por Nicolás Castillo, afectara el 0-0 con el que se fueron a los vestidores.

Pero enseguida pisaron los aztecas el terreno del Estadio Qualcomm en San Diego, comenzaron los avisos de quienes se iban a llevar la victoria en el bolsillo.

Tras una gran jugada individual, Raúl Alonso sacó un disparo colocado que acabó en el poste de los sudamericanos. Pero, fue el mismo Jiménez quien puso el 1-0. Tras una jalón en un tiro de esquina a Carlos Salcedo, el experto en tiros de castigo puso la primera diana a los 52 minutos del encuentro y desató la furia del Tri.

A los 64, llegó un gran remate de Héctor Moreno que colocó el 2-0 en el marcador y manifestó lo que estaba sucediendo en territorio estadunidense: una gran exhibición de futbol por parte de los mexicanos.

Sólo pasó un minuto para que el "Chucky" hiciera una joya. Tras un contragolpe, el delantero del Wolverhampton puso la de gajos en los pies de Lozano para que este sólo picara la bola encima de Gabriel Arias y anotara "de vaselina" a lo Lionel Messi.

 

Y aunque al final pudo haber venido el gol con el que "Chicharito" Hernández pudo haber aumentado su cuota goleadora con el combinado nacional, un gol de Nico Castillo fue el de la honra para unos chilenos que sirvieron como "conejillo de indias" para el primer compromiso de Martino como mandamás de la Selección Nacional Mexicana.

AP