Hola, tengo un compañero de trabajo, es el clásico que no le gustan las fiestas, prefiere leer, le gusta del café, muy inteligente, super atento (o eso parecía en un principio). Hace un año, él me empezó a echar sonrisitas cuando cruzábamos miradas y mandarme mensajes, más de lo que un compañero normal de trabajo haría. Yo supuse que tal vez le gustaba, pero resulta que cuando empecé a mostrar interés en él, me dejó de hablar, me evitaba, me dolió mucho pero cuando le preguntaba qué tenía me contestaba que todo estaba bien. Unos meses más tarde empecé a salir con alguien más. Salimos cinco meses aproximadamente y terminamos por problemas de compatibilidad. Resulta que no pasa ni una semana y el primer chavo me envía mensajes de corazones y dice que quiere verme, que le gusto etc. Le contesté que “hace un año nos llevábamos bien y te alejaste” y me dijo que nunca había sido su intención hacerme sentir mal. Empezamos a salir y como al mes nos hicimos novios. Pero después del primer mes comenzó a distanciarse.

Decepcionada

 

Estimada Decepcionada:

A veces, cuando se inicia una relación de pareja, las dos partes no están en la misma sintonía. Evidentemente querían cosas diferentes y por eso cada uno tomó caminos distintos. Lo principal es que ya reconociste que estás experimentando resentimiento, y por supuesto identificar qué es lo que lo provoca. Esta toma de conciencia te hará separarte por un instante de la emoción, lo que te permitirá observar la situación de un modo menos visceral.

apartado500v@gmail.comapartado 500