Un juez familiar procede con el caso de Claudia y a corto plazo definirá si se condena a la mujer retirándole la patria potestad de su hija de 4 años o se le absuelve y regresa a su lado, pese a su condición de discapacidad mental. Foto: Archivo
'La niña no tenia un cuidado parental pues la ponen a disposición, a la señora la tuvieron que internar en el Cesame y perduró un tiempo sin cuidado parental, obviamente se le resguardó en un centro de asistencia social, así es como entró a la casa-cuna', expresaron en Pronnif

Un juez familiar procede con el caso de Claudia y a corto plazo definirá si se condena a la mujer retirándole la patria potestad de su hija de 4 años o se le absuelve y regresa a su lado, pese a su condición de discapacidad mental.

La Procuraduría para los Niños, las Niñas y la Familia informó que al recoger a la menor —hace aproximadamente años y medio— se buscó a familias de apoyo para que Claudia siguiera cerca de la pequeña, sin embargo, la primera de ellas desistió al proceso y la segunda no aprobó las evaluaciones psicológicas que aplicó la dependencia.

Mayela Reyes subprocuradora Jurídica de Pronnif, explicó que una prima de Claudia renunció a la intención por obtener la guardia y custodia de la menor, mientras que la familia paterna que se acercó sola a solicitar el resguardo de la niña no resultó apta para cuidar de ella.

Mostró a VANGUARDIA el expediente del caso de Claudia y su hija, describiendo paso por paso el proceso que hasta ahora se entregó a un juez familiar y destacó que se agotaron instancias para que la niña regresara al lado de su madre y sus familiares, pero no es posible porque estaría en riesgo su integridad.

Refirió que Claudia acude una vez por semana a visitar a su hija y en ocasiones ha faltado a las visitas aprobadas por Pronnif; agregó que la mujer no interactúa con la niña en su convivencia.

Reiteró, asimismo, que hay un procedimiento a cargo de un juez familiar que decidirá qué es lo que va a pasar con la menor que ahora tiene cuatro años de edad.

“Nuestras actuaciones son reguladas por la autoridad jurisdiccional, cuando se trata de implementar una medida de protección se solicita la ratificación ante la autoridad judicial quien determina si continúa vigente o no la medida”, explica.

Una mesa interdisciplinaria de la CEAV recibió la queja de Claudia para brindarle apoyo jurídico y psicosocial. Foto: Vanguardia/Archivo

Declara Pronnif incompetente a mujer saltillense con discapacidad mental para cuidar de su hija

Luego de que se cuestionara a la Pronnif sobre su actuar al retirar a su hija a una mujer con discapacidad mental, Mayela Reyes afirmó que siempre se han respetado sus derechos e incluso se le aplicaron pruebas para definir si era capaz de cuidar a su hija —aplicados en el Cesame— los cuales todos salieron negativos.

La subprocuradora jurídica de la Pronnif dijo: “No era coherente, no sabia que día era, su edad, dónde vivía, la edad de la niña, situaciones que no son propicias para aplicarle una valoración y por ello se solicita a las instituciones especializadas en el caso al Centro de Salud Mental”.

La subprocuradora refirió que la niña fue puesta a disposición por parte del Centro de Justicia y Empoderamiento de las Mujeres, quien fue de primera instancia quien atendió a la señora tras haberse registrado como victima de violencia familiar.

“La niña no tenia un cuidado parental pues la ponen a disposición, a la señora la tuvieron que internar en el Cesame y perduró un tiempo sin cuidado parental, obviamente se le resguardó en un centro de asistencia social, así es como entró a la casa-cuna”, explicó.

“Nadie se apersona a dar seguimiento a la situación de la niña, se ratifica la medida a favor de ella, pues obviamente al estar sin cuidado ratificamos ante el juez de lo familiar, posteriormente se presenta la mamá y el padre muy periférico, muy ausente”, agrega.

“Ha tenido visitas con la madre, pero ella únicamente la observa jugar, no interactúa con ella, no propicia una estimulación para que la menor tenga un adecuado desarrollo integral”, detalla.