Cambio. Mercedes Aqui propone estar dispuestos a afrontar un constante cambio, de lo contrario solo nos queda la sumisión ante las ‘nuevas normalidades‘. | Foto: Omar Saucedo
Un grupo de actores culturales de Saltillo planteó desde sus casas frases que invitan a la reflexión sobre diversos aspectos de la situación sanitaria y social que estamos viviendo

La pandemia de COVID-19 ha puesto en perspectiva muchas cosas que dábamos por sentadas y al mismo tiempo ha hecho más notorias ciertas circunstancias y desigualdades desapercibidas o ignoradas hasta este momento.

Parte de estas reflexiones fueron retomadas por un grupo de actores culturales de Saltillo y plasmadas en las fachadas de sus hogares la mañana de este lunes 18 de mayo, en un ejercicio de intervención en distintos puntos de la ciudad pero con difusión a través de redes sociales, donde VANGUARDIA colaboró también.

Relaciones. La distancia ha cambiado y afectado las relaciones, sobre lo que se basa Natalia Blanco. | Foto: Omar Saucedo

La propuesta “Declaraciones domesticas” gestionada por los artistas Talía Barredo, Ramiro Rivera y Mercedes Aqui, convocó a una docena más de creadores, entre actores, artistas visuales, escritores y compositores, quienes se unieron a la reflexión desde sus hogares pero para todo el mundo.

La idea nació del interés por crear una actividad colectiva de diálogo que pudiera plantear ideas en torno a la pandemia, la sociedad en medio de esta situación y otros factores relacionados, sin salir de casa pero tampoco remitiéndolo al ámbito virtual.

Humor. Picuy Soto es uno de los que agrega un toque de humor a las reflexiones propuestas. | Foto: Omar Saucedo

“Decidimos Talía, Ramiro y yo”, comentó para VANGUARDIA Mercedes Aqui, con quien tuvimos la oportunidad de platicar al respecto, “proponer una intervención desde nuestras casas y como creadores cuáles son las preguntas, cuáles son las inquietudes, cuáles son las emociones, cuáles son las reflexiones a las que nos está llevando la cuarentena”.

“Buscábamos que fuera un ejercicio colectivo de pensamiento crítico”, agregó, “y además se trata de un ejercicio que involucra diferentes sectores del ámbito cultural, quisimos abrirlo para que fueran creadores de diferentes disciplinas e hicimos esta invitación para jugar, para buscar frases profundas pero que también muevan a la risa y que también sean ligeras”.

Tiempo. Rafael Ortega plantea con características narrativas una idea sobre la memoria. | Foto: Omar Saucedo

Entre los tres realizaron un trabajo curatorial de las frases que los demás participantes propusieron, para que hubiera una línea narrativa más cercana entre ellas, lo que resultó en las 15 frases que colocaron sobre las fachadas de sus hogares y que en fotografías fueron dadas a conocer en sus redes sociales así como en las de este medio.

 

Lecturas. La frase que propuso Ramiro Rivera, al igual que otras, tiene más de un significado. | Foto: Omar Saucedo

Entre los integrantes de este proyecto se encuentran la actriz y terapeuta Dona Wiseman, los compositores Picuy Soto y Leonardo Riera, la artista textil Laila Castillo y los artistas visuales Natalia Alejandrina Blanco, Rafael Ortega y Carolina Bollaín, así como al bailarina Tania Cardona y los escritores Mario Castelán, Elsa Tamez, Aurora Alvarado y Nadia Salas.

 

Reflexiones. Talía Barredo, junto con Mercedes Aquí y Ramiro Rivera, propuso esta actividad a sus colegas artistas de otras disciplinas. | Foto: Omar Saucedo

Sus propuestas abordan cuestiones como la desigualdad social que se ha hecho más latente en estas fechas con la frase “Estornudos de etiqueta”, referencia al privilegio que no todos tienen de protegerse ante el virus, situación que explora de manera similar la pregunta “¿Afuera quién está?”.

Asimismo hay frases que señalan la manera en como han cambiado nuestras relaciones y nuestra manera de relacionarnos en la cuarentena, desde la nostalgia del compartir con “Extraño el sonido de copas que chocan en el aire” o “Haciendo el amor a distancia”.

Preguntas. La bailarina Tania Cardona lanzó una cuestión que puede responderse de muy diferentes maneras, con sus implicaciones. | Foto: Omar Saucedo

Y, por supuesto, también están aquellas que con un toque humorístico llaman la atención sobre esta “nueva normalidad” como sucede con los ejemplos de “La nueva normalidad no existe, son los papás”, “Esa tranquilidad de no hacer nada” o incluso “Mueres por volver”, que al mismo tiempo expone el sentir de muchos por regresar a las actividades y advierte lo que sucederá si regresamos más pronto de lo debido.

Mercedes Aqui, cuyo aporte fue la frase “Mutación o sumisión”, afín a su filosofía de estar en constante cambio, recalcó que ninguna propuesta está sujeta a un solo significado, ni siquiera el de sus propios autores, e invitó al público a reflexionar sobre las palabras expuestas y qué le dicen a cada uno.