Feliz. Edgar Omar, este 25 de octubre, está por festejar su primer aniversario de casados junto a su esposa María Barrientos, la mujer con quien comparte su vida y la pasión por el deporte.
Su trabajo es promover la activación física y procurar que llegue a todos los coahuilenses, lo hace con gran dedicación

Un hombre que ama el deporte y lo vive intensamente a través de la práctica y la promoción de diversas disciplinas deportivas, ese es Edgar Omar Puentes Montes, Secretario Técnico del Inedec.

Contador Público egresado de la UAdeC, donde cursó sus estudios de 1995 al 2002 y además defendió los colores de la Jauría dentro de las duelas, “18 años de mi primer juego vistiendo los colores de la UAdeC. En julio de 1996 jugando contra la UR en unas canchas al aire libre en Monterrey”, como lo describió en su Facebook al comentar una fotografía en la que aparece con un semblante juvenil y con el uniforme de Lobos, Edgar Omar hoy sigue dedicando su vida al deporte.

Además de realizar algunos tiros al aro en compañía de amigos, es tochitero y frecuente participante en carreras pedestres, aunque las más de las veces sólo como acompañante de su esposa; es fanático del Club América, los 49ers de San Francisco y un fiel seguidor de los Saraperos, dejando ver su apoyo a través de Redes Sociales vistiendo la playera azulcrema de su equipo, el jersey con el número 7 de Colin Kaepernick o disfrutando desde la tribuna del Parque Madero. Sin embargo, es la promoción del deporte lo que más destaca de Edgar, pues es parte de su trabajo, llevar apoyos y estar siempre al tanto de los atlétas élite de Coahuila, así como el público en general que se activa día a día, algo que sin duda disfruta al máximo con eventos en los que nunca falta ser etiquetado por algún beneficiado que es agradecido.

Carisma y entrega a su labor lo han rodeado de amistades que giran alrededor del deporte, del cual es un verdadero conocedor, creando el libro “Coahuilenses en Juegos Olímpicos”, una investigación que rescata los máximos logros de nuestros atletas dentro de estas justas, con datos que muy pocos conocen y que siempre dan orgullo.