Medida cautelar. Luis Ángel Bravo aún es investigado. / Archivo
Bravo Contreras solicitó que le sean reasignados los escoltas para garantizar su seguridad, pues señaló que como exservidor público con un encargo de seguridad es su derecho

VERACRUZ, VER.- Un juez de Control determinó modificar la medida cautelar de prisión preventiva a prisión domiciliaria al exfiscal general del estado, Luis Ángel Bravo Contreras, detenido por el presunto delito de desaparición forzada, en la modalidad de entorpecimiento de la investigación.

Con vítores y gritos de “sí se pudo”, personas allegadas al exfuncionario recibieron la noticia. Tras permanecer casi un año en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Pacho Viejo, en Coatepec, este miércoles la jueza Mónica Segovia ordenó la prisión domiciliaria, con lo cual salió del penal.

Durante la audiencia, Bravo Contreras solicitó que le sean reasignados los escoltas para garantizar su seguridad, pues señaló que como exservidor público con un encargo de seguridad es su derecho.

Su abogado, Arturo Nicolás Baltazar, señaló que a pesar de lograr el arresto domiciliario, la jueza cometió abuso de autoridad al no dar la libertad total a su cliente.

En enero de 2015 fue designado por un periodo de nueve años como fiscal; sin embargo, renunció al cargo en 2016 por presiones del entonces gobernador electo, Miguel Ángel Yunes y por diputados locales del PAN. En su lugar, la alianza PAN-PRD impulsó a Jorge Winckler Ortiz.