La compra de Fertinal no se menciona en los procesos que se le siguen al exdirector de Petróleos Mexicanos. ESPECIAL
La compra de Fertinal no se menciona en los procesos que se le siguen al exdirector de Petróleos Mexicanos

CDMX.- La adquisición del Grupo Fertinal, última operación de la gestión de Emilio Lozoya Austin al frente de Pemex, ha quedado de lado hasta el momento tanto por la Fiscalía General de la República como por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

No se ha mencionado a pesar de que en esta transacción están implicados el expresidente Enrique Peña Nieto así como el multimillonario Ricardo Salinas Pliego y su socio, Fabio Massimo Covarrubias Piffer.

Fertinal costó 635 millones de dólares a Petróleos Mexicanos, el equivalente a tres aviones presidenciales y contempló la compra de acciones con un sobreprecio de 193 millones de dólares en créditos que la empresa debía a dos compañías de Salinas Pliego.

El tema de Fertinal no destaca entre las prioridades de la Cuarta Transformación en el contexto de la extradición de Lozoya a pesar de que se detectaron irregularidades y actos de corrupción por parte de la Auditoría Superior de la Federación, Pemex, La FGR, la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Unidad de Inteligencia Financiera.

Los esfuerzos más bien se encaminan a ocultar el tema, pues en reiteradas ocasiones la administración federal se ha negado a entregar documentos sobre la compra de Fertinal solicitadas por medio de la Plataforma Nacional de Transparencia.

Los expedientes de la investigación de la compra de Fertinal por Pemex que derivaron en inhabilitaciones y multas multimillonarias contra Édgar Torres Garrido, amigo y exasesor de Lozoya en Pemex, fueron declarados bajo reserva, la revista Proceso las requirió para contestar una demanda por “daño Moral” que interpuso Salinas Pliego y Banco Azteca en su contra en septiembre de 2019.

En un reportaje de Proceso acreditó que mediante sociedades de papel NPK Holding AB y Base Rock, BVBA incorporadas en Bélgica y Suecia respectivamente Salinas Pliego controlaba  el 20% de las acciones del Grupo Fertinal en el momento de su venta a Pemex en diciembre de 2015.

El magnate, según la investigación de Proceso, tenía en prenda todas las demás acciones de Fertinal que pertenecían formalmente a Covarrubias, en un fideicomiso de Banco Azteca; sus abogados manejaban las cuentas bancarias de la empresa y sus filiales, así como el consejo de administración de la empresa y dos de sus firmas, Banco Azteca y Arrendadora Internacional Azteca, eran acreedoras de Fertinal.

Por su parte Pemex reservó durante cinco años la información sobre la adquisición de la empresa mientras que Nafin y Bancomext se negaron en repetidas ocasiones a entregar información sobre los créditos otorgados para la compra de Fertinal.

En resumen Pemex Fertilizantes no había tenido los recursos para comprar Fertinal si no fuera por los créditos suscritos con Nafin, Bancomex y Banco Azteca. (Con información de la revista Proceso)