Advierten que los alimentos empiezan a escasear

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, CHIS.- Las lluvias que han caído en las últimas dos semanas siguen causando estragos en comunidades habitadas por indígenas tzotziles y tzeltales de Simojovel y Sitalá.

Una portavoz de un grupo de la sociedad civil que busca ayuda para los damnificados informó que en la comunidad El Porvenir Vinote, a hora y media de camino de la cabecera municipal de Simojovel, hay 40 familias de damnificados que requieren de ayuda humanitaria.

Las familias se encuentran refugiadas en casas de familiares ubicadas en zonas seguras, pero a dos semanas de haber dejado sus hogares, los alimentos empiezan a escasear.

En Pueblo Nuevo, municipio de Sitalá, 180 familias dejaron sus casas ante el temor de que fueran arrastradas por ríos y arroyos o soterradas por deslaves.