Caso. El incidente en el que un alumno asesinó a una maestra y luego se mató quedó cerrado. ARCHIVO
Sobre el presunto manejo de ciertos recursos ilícitos por parte del padre del menor, el Fiscal dijo que de ello se dio vista a la Unidad de Inteligencia Financiera, dependencia que no está bajo el contexto ni la competencia estatal del fuero común

TORREÓN, COAH.- Al cumplirse un año de la tragedia en el Colegio Cervantes, donde un alumno de sexto de primaria mató a una maestra y después se suicidó, el Fiscal General del Estado, Gerardo Márquez, confirmó que el abuelo del menor recuperó la libertad por tratarse de un homicidio culposo al no existir la intención de cometer el hecho que resultara con esas consecuencias.

Comentó que en el desarrollo del caso se vinculó a proceso de homicidio doloso por comisión por omisión al abuelo del menor que era el propietario del arma con la que se cometió el delito, pero al celebrar la audiencia y una vez agotado el período de investigación complementaria, se determinó que se trata de un delito culposo, porque no hubo intención de cometer el hecho.

El dolo consiste en conocer un delito y decidir hacerlo, pero aquí se trató de una falta de previsión y de cuidado, añadió.

Sobre el presunto manejo de ciertos recursos ilícitos por parte del padre del menor, el Fiscal dijo que de ello se dio vista a la Unidad de Inteligencia Financiera, dependencia que no está bajo el contexto ni la competencia estatal del fuero común, y donde seguramente le dieron seguimiento; sin embargo, contra el padre no existe investigación pendiente.

Con la determinación de liberar al abuelo, el caso quedó cerrado aunque está sujeto a la revisión de estas medidas suspensionales que se le concedieron bajo la obligación de no abandonar la ciudad por un tiempo, no tener acceso a armas de fuego, desempeñar un trabajo adecuado y cubrir una indemnización a las víctimas indirectas.

BAJAN DELITOS

Por otra parte, Márquez Guevara refirió que a nivel estatal se registra una importante reducción en materia de inseguridad, como lo muestran las estadísticas de 2020, aunque algunos delitos como el robo a casa habitación, a transeúntes y a negocios aumentó un poco en relación al año pasado.

En la Comarca Lagunera, particularmente en Torreón, se muestra una reducción en el índice de delitos de aproximadamente del 30 por ciento, en relación a las cifras que se tenían al principio de la presente administración estatal.

Esto implica que se buscan áreas de oportunidad para tratar de reducir aún más los índices delincuenciales, en tanto, en materia de homicidios señaló la contención de este delito. Torreón, en 2020 arrojó el menor índice de homicidios de los últimos 10 años y respecto a la coordinación con las demás corporaciones policíacas y de seguridad pública, de los 80 homicidios perpetrados se resolvió más del 50 por ciento.