Cómo no voy a ser una santa? Un filtro que también se ve mucho en la red. Foto: EFE/Aurora Luque
Resaltar el color de una imagen, convertirse en el Joker, maquillarse directamente en la foto o evocar la nostalgia, son algunas de las posibilidades que nos permiten los filtros de la red social fotográfica más popular.

¿Podemos asegurar que todo lo que nuestros ojos captan es la realidad? En la era digital, desde luego, no es tan sencillo. Nos encontramos en una época en la que los vídeos (incluso en directo) pueden ser modificados por filtros que alteran la apariencia de lo que vemos o sustituyen un rostro por otro. Todo es posible.

Y si no, que se lo digan a los más de 100,000 seguidores que la “streamer” (retransmitía vídeos en directo) y bloguera (“blogguer” de vídeos) “Your Highness Qiao Biluo” (“Su Alteza Qiao Biluo”) tenía en su perfil de la red social china Douyu. Allí, Qiao Biluo era toda una “influencer”… Hasta que la verdad salió a la luz.

En medio de un directo, el filtro facial con el que Qiao Biluo modificaba su apariencia falló, rompiéndose su anonimato y desvelándose, ante los miles de espectadores, su verdadero rostro: el de una mujer de 58 años que poco tenía que ver con la jovencita que había aparentado ser hasta el momento.

Y es que, si ella pudo alterar su apariencia hasta ese punto, o el “deepfake” permite cambiar completamente el rostro de una persona por el de otra, incluso por el de una inexistente pero que parece real, ¿qué no será posible hoy por hoy en internet? Bienvenidos a la era de los filtros.

El filtro de moda en la red: Joker. Foto: EFE/Aurora Luque

RETOQUES, LUZ Y COLOR

No todos los filtros se basan en alterar el rostro y hacernos parecer personas diferentes. Algunos simplemente realzan o atenúan determinados colores y texturas, juegan con las luces o la saturación, y dan lugar a pequeños retoques.

En Instagram, la red social fotográfica por excelencia, hay todo un abanico de estos filtros. Hay algunos que son más populares a la hora de editar las fotos de paisajes, otros las de moda, otros las de comida, los “selfies”, los retratos… Aunque puedan ser utilizados en cualquiera de los vídeos o imágenes que los usuarios comparten.

Creando un avatar de la empresa Elrois. Foto: EFE/Aurora Luque

Según un estudio de Canva.com, una herramienta de diseño, el filtro más utilizado en todo mundo es “Clarendon”. Es justo el primero que nos ofrece Instagram pero, además, su popularidad se debe a que es un “filtro multiusos”. Aclara pero, a la vez, acentúa. Y es que atenúa la foto a la par que resalta los colores, aumentando la saturación, e intensifica las luces y sombras.

El segundo filtro más usado es, según la misma fuente, “Juno”. Un filtro que potencia los tonos rojos, y modera los azules y verdes, intensificando  el color. 

A muchos usuarios les gusta para los selfis y retratos, debido al efecto sobre la piel, que no sale ni demasiado bronceada ni pálida en exceso. También es muy recomendado para las fotos de paisajes veraniegos, porque realza los tonos cálidos y da brillo a los fríos.

El filtro de las pecas está muy extendido entre los usuarios de Instagram. Foto: EFE/Aurora Luque

En el tercer puesto hay un empate entre dos filtros. Uno de ellos es “Valencia”, que da calidez y brillo a las imágenes resaltando los tonos pastel, dando una iluminación más homogénea, por lo que se utiliza mucho en fotografías de moda e incluso de paisajes. 

El otro es “Sierra”, que aporta un efecto nostálgico al suavizar las imágenes con una leve difuminación, con algo de brillo en el centro y viñeteado en las esquinas, resaltando los amarillos.

Otros populares filtros son “Gingham” y “Lark”. El primero, usado en los retratos, da un efecto antiguo o “vintage”, casi onírico, al “limpiar” la imagen y desaturar los colores. El segundo, muy empleado en las imágenes de naturaleza, resalta las tonalidades verdes y azules, desaturando las rojas, y añade brillo a la fotografía. 

Una joven se coloca un filtro de su cara ante un espejo. Foto: EFE/Aurora Luque

DIVERSIÓN EN LOS ROSTROS

Pero no todo se basa en retocar fotografías. A veces, los usuarios buscan efectos mucho más cómicos, dramáticos, o exagerados, ya sea en pos de “engañar” alterando su apariencia o, sencillamente, dando lugar a imágenes divertidas en las que la edición no solo no se disimula sino que es parte del encanto.

Por ejemplo, en las “stories” de Instagram (publicaciones con 24 horas de duración), no solo hay filtros similares a los de las publicaciones estándar, sino filtros con efectos tan variopintos como añadir nariz y orejas de animal, luces de colores, o maquillajes artificiales. 

Si no se quiere uno a sí mismo... Filtro de besitos-flecha. Foto: EFE/Aurora Luque

Aunque la red social ya ofrezca los suyos propios, muchos de los que más usan los usuarios pertenecen a diseñadores que cuentan con su propio perfil en Instagram y ponen a disposición de la comunidad los filtros que ellos mismos crean. 

Cuando a un usuario le llama la atención un filtro que ve en las “stories” de otro, basta con que siga al diseñador que lo ha creado para que el filtro se añada a su colección y pueda utilizarlo.

Por ejemplo, en las últimas semanas se han puesto de moda los filtros de pecas, que añaden este tipo de manchas en la piel de la fotografía o vídeo que queremos tomar en las “stories”. 

Filtro "Hi, How are You", creado por la "instagrammer": "@giracarrusel.xls". Foto: EFE/Aurora Luque

Dos de los más populares los han creado los “instagrammers@igorsaringer y @kusamukusa, y basta con seguirles para poder utilizaros.

El brasileño Igor Saringer es también el responsable de otros populares filtros, como uno que aplica luces con los colores de la serie “Stranger Things”; otro que da un efecto de cara plastificada; o uno que añade gorros de cumpleaños. 

Otro creador famoso es el español Ayo Vega (@ayo_vega), que tiene filtros inspirados en famosos como La Veneno, Paquita Salas, Manuela Carmena, o el fantasma LGBT “Gaysper”.

Ellos dos son solo algunos de los diseñadores de filtros, pero hay muchos más, como Chris Pelk (@chrispelk) que hace filtros de emojis; @Fil.tar, cuyos filtros se inspiran en las obras del maquillador Rowi Singh; @Jowska, que tiene filtros con efectos holográficos; Jade Rocha (@ramenpolanski), con sus filtros de neón; o Aline Lorenzo con filtros que emulan conversaciones de WhatsApp.

Cualquier filtro cabe en la creatividad de los "instagramer". Foto: EFE/Aurora Luque

Recientemente, ha causado furor el filtro de “Joker”, basado en el villano de la saga Batman, protagonista del filme homónimo estrenado recientemente. Son muchos los usuarios que están añadiendo a su colección este filtro para lucir en sus fotografías y vídeos el mismo maquillaje que utiliza Joaquin Phoenix en la película. 

DESTACADOS:

* La “influencer” china Qiao Biluo, de 58 años, logro tener más de 100,000 seguidores al aparentar ser una joven, gracias a un filtro que modificaba radicalmente su rostro incluso en vídeos en directo.

* Tras el éxito de la película “Joker”, recientemente estrenada, los usuarios de Instagram empezó a utilizar masivamente un filtro que maquilla su rostro como el del villano interpretado por Joaquin Phoenix.

* Transformarse en emoji, en famosos como Paquita Salas, o emular “Stranger Things”, es posible si se sigue a los “instagrammers” adecuados.

Por Nora Cifuentes EFE/Reportajes