Foto: Archivo
Los miembros de la organización Antorcha Campesina de Coahuila todavía no reciben una respuesta a la solicitud que hicieron para que mil 200 casas abandonadas en Saltillo y Torreón sean rematadas

Tras más de dos meses de plantón diario en las oficinas del Infonavit, los miembros de la organización Antorcha Campesina de Coahuila todavía no reciben una respuesta a la solicitud que hicieron para que mil 200 casas abandonadas en Saltillo y Torreón sean rematadas y que los ciudadanos puedan adquirirlas por debajo de su costo.

Las protestas de la organización campesina iniciaron en julio pasado, cuando se plantaron frente a las oficinas del Instituto para denunciar que familias enteras estaban siendo desalojadas de casas que habitaban desde hace años. Junto con ello, pidieron que dichas casas, al estar abandonadas, fueran rematadas a bajo costo.

“Seguimos en el plantón constante, diario porque no hemos tenido una respuesta a esta solicitud que tenemos de que estas casas que están vandalizadas, no tienen puertas, ventanas, ni los servicios básicos, se vendan en un precio justo a los ciudadanos y además se detengan los desalojos a quienes ya las ocuparon”, pidió Francisca Sánchez, dirigente de Antorcha Campesina en la Región Sureste.

Dijo que la semana pasada tenían programada una reunión con el titular de la delegación, quien al final no recibió a los inconformes.

Señaló que actualmente se les ofrecen las casas en alrededor de 140 mil pesos, sin embargo opinó que el precio de venta debería de rondar los 38 mil debido a las condiciones en que se encuentran.