Los encargados de la farmacia dicen a los derechohabiente que no están contemplados y que tienen que esperar a que se vuelva a surtir. Foto: Archivo
Los agraviados afirman que se tienen que apuntar en un libro de espera para que les llegue la medicina que ya debería de estar en el nosocomio

Derechohabientes de la Clínica 2 del Seguro Social se quejan por falta de medicamento, pues afirman que no se está surtiendo el suficiente para quienes padecen de los riñones.

Los agraviados afirman que se tienen que apuntar en un libro de espera para que les llegue la medicina que ya debería de estar en el nosocomio.

Pese a estar apuntados, los encargados de la farmacia les dicen que no están contemplados y que tienen que esperar a que se vuelva a surtir, lo que está causando inconformidad entre los pacientes, pues no pueden acudir tantas veces para que les digan que no ha llegado y que deben esperar.

María Treviño, quien acudió a recoger la medicina para su madre, expresó que aunque ya estaba apuntada en el libro, cuando llegó le dijeron que no aparecía en las listas y que no se lo entregarían; luego argumentaron que le habían llamado para informarle que el medicamento ya estaba y que ella no había ido, situación que nunca sucedió y el personal del IMSS sólo se contradecía.

 

Luego de varias horas de discusión, al fin accedieron a surtirle la receta, pero le dijeron que era de alguien que no había ido y que había tenido suerte, lo que indignó a la familiar de la paciente, pues dice que quieren hacer ver la entrega de medicamentos como un “favor”, cuando en realidad es un derecho por las cuotas que se pagan para ser atendidos.

Al igual que esta derechohabiente hay otros pacientes y familiares que se encuentran en la misma situación.Por su parte, Petra Robles, expresó que su padre padece del corazón y que nunca tiene el medicamento que necesita, además de que a veces no le dan cita cuando debe de ser porque no tienen espacio. 

“Siempre es lo mismo, salen con que no tienen medicamento y ahí andamos viendo de dónde lo sacamos, el personal de la farmacia es muy lento y siempre dice que no hay nada” dice molesta.

Los derechohabientes exigen que se cumpla con el abastecimiento de medicamentos, pues sus enfermedades son crónicas y la medicina la requieren mes con mes.