Derechos Humanos de Rusia le pide a los gobiernos extranjeros que les den refugio y hace presión a Moscú

Cien personas han sido víctimas de la campaña antigay, lanzada por las autoridades chechenias, con el sustancial apoyo del líder checheno Ramzan Kadyrov.

Muchos de los supervivientes a las persecuciones, (que comprenden torturas) están ahora en peligro, ya que han dejado la Chechenia y ahora se encuentran en Rusia bajo la protección de organizaciones para la defensa de los derechos civiles.

Está la denuncia contenida en un reporte de Humans Rights Watch (Derechos Humanos Observan).

Algunos de los homosexuales arrestados, por las autoridades e internados en centros de detención en Grozny e Argun, habrían muerto a causa del sufrimiento por las distancias recorridas.

La directriz de Derechos Humanos de Rusia, Tania Lokshina, ha lanzado una petición a los gobiernos extranjeros para que “den refugio a los perseguidos” y continúa en ejercitar presión al Kremlín de modo que las persecuciones “cesen una vez por todas”.

Con información de ANSA