Especial
Grupos completos son reprobados, denuncian afectados

Alumnos de primero y tercer semestre de la Facultad de Ciencias de Administración de Saltillo del turno vespertino, denunciaron que fueron reprobados en forma masiva en diversas materias de sus carreras, para después verse obligados a pagar 400 pesos de un examen extraordinario que requieren para cerrar el semestre y continuar en el plantel.

De forma anónima y para no tener represalias del personal de la institución, informaron a VANGUARDIA que los maestros de Contaduría, Administración, así como de la materia de Matemáticas que son impartidas por el secretario académico y la misma directora, fueron quienes ejecutaron la acción considerada como un acto de corrupción.

Al estar cerca el fin del semestre, cada alumno que desee acreditar su materia y seguir adelante su carrera se verá en la necesidad de pagar 400 pesos en oficinas administrativas del plantel, lo que dicen, a todas luces es una medida recaudatoria para la dirección del plantel.

Padres de familia opinaron que es una situación que se vive desde hace años en la FCA, sin embargo, en este 2019 se ha intensificado la actividad, pues se reprobó a casi grupos completos, cada uno integrado por 40 alumnos.

 

“Mi hijo no es estudiante de 100, pero es una persona muy dedicada y empezó a que lo mandaban a extraordinario porque no alcanzaba el promedio, me puse a investigar y resulta que hay una práctica que tienen ya mínimo desde hace seis años en la administración de la FCA donde alrededor de tres a cuatro maestros reprueban a los alumnos, los mandan a extraordinario”, explica un padre de familia.

“Normalmente son grupos de 40, entonces la jugada es ésta: en el segundo o tercer parcial reprueban a todos para que no alcancen el promedio ni presentando el ordinario, al irse al extraordinario pagan 400 pesos automáticamente”, asegura la voz denunciante.

Entre los alumnos y padres que acudieron a esta casa editora, manifestaron que serían miles de pesos los recibidos por la institución por dicho concepto, pues los pagos no se realizan a la Universidad Autónoma de Coahuila, sino a la FCA directamente.

“Es una frustración, yo ya me quería salir, pero mis papás hablaron conmigo; hay gente que ya se salió, como un compañero que era abogado y hacia otra carrera”, dice una de las presuntas afectadas.

Los quejosos hicieron un llamando a la dirección de Asuntos Académicos, que es liderada por Octavio Pimentel, pues los alumnos no están recibiendo una buena educación con este tipo de acciones.