Foto: ORLANDO SIFUENTES
Sobre la herencia, la especialista comentó que puede ser un factor de riesgo, pero no es determinante

Quince mexicanas mueren al día por cáncer de mama y este padecimiento es la principal causa de muerte en mujeres mayores de 25 años en nuestro país, por eso la doctora Myrna del Toro habló de los “Mitos y realidades”, para informar con certeza y fomentar la autoexploración y los estudios oportunos.

“Los mitos hacen que muchas mujeres no vayamos a la mastografía, el ultrasonido o la autoexploración, y muchas veces por mitos mucha gente ha fallecido o a mucha gente se le ha detectado cáncer en una etapa muy avanzada”, dijo la directora de Programas de Salud y Bienestar Social del DIF Ramos Arizpe, la doctora Myrna del Toro.

Y es que el miedo a tener un resultado positivo en cáncer provoca que muchas mujeres no quieran realizarse un estudio, pero lo que ignoran es que el 90 por ciento de los casos son curables con una detección oportuna, explicó la doctora del Toro en el marco del Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer de Mama que se celebra hoy 19 de octubre.

EL CÁNCER NO ES UNA SENTENCIA DE MUERTE

Uno de los principales mitos consiste en creer que tener cáncer es igual a una sentencia de muerte. La verdad es que no, porque la supervivencia en 5 años en algunos tipos de cáncer, como el de seno, es de 90 por ciento; y en promedio, combinando todos los tipos, la supervivencia es de 67 por ciento.

La doctora, que tiene 25 años de experiencia profesional y también es especialista en nutriología química, basó su charla en estudios científicos avalados por el Instituto de Cancerología de Estados Unidos y el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), por lo que toda la información que compartió ayer en la Librería Carlos Monsiváis es importante que la tomen en cuenta.

Por ejemplo, ¿comer azúcar o edulcorantes artificiales aumentan los riesgos de desarrollar cáncer de mama? La respuesta es no, y la doctora Myrna del Toro explicó que eso lo creen muchas personas porque las células cancerosas sí consumen más azúcar que las células sanas, pero ningún estudio demuestra que el azúcar alimente al cáncer o que dejar el azúcar disminuya el cáncer.

NO ES CONTAGIOSO

Otro mito muy extendido es creer que este padecimiento es contagioso. La realidad es que no. Sólo en caso de trasplantes de tejidos y órganos podría ocurrir, pero para hacer un trasplante se realizan muchos estudios, por eso sería muy difícil contraerlo de esta manera.

Un punto que destacó la doctora del Toro es la actitud positiva o negativa ante la enfermedad: no hay evidencia científica que asegure que la actitud se relaciona con la recuperación o empeoramiento del paciente, pero ella considera que sí influye en todo, sobre todo en el proceso de recuperación y para llevar mejor los efectos secundarios de las terapias.

USO DE CELULARES NO PROVOCA CÁNCER

Entre los más de 20 mitos que la especialista desmintió, resaltaron algunos como si los celulares o los cables eléctricos aumentan riesgos de desarrollar cáncer, la verdad es que la energía que generan no provocan mutaciones genéticas, y eso es el cáncer: una mutación.

Tampoco el tamaño de los senos influye en las posibilidades de padecer esta enfermedad, ni afecta solo a mujeres, pues también puede desarrollarlo un hombre, pero la incidencia es mucho menor.

¿Los antitranspirantes, los tintes para el cabello, los golpes en el pecho o los implantes aumentan el riesgo de desarrollar cáncer? No, aclaró la doctora.

¿Y la lactancia reduce el riesgo? Tampoco, pero genera muchos otros beneficios para el cuerpo femenino.

AUTOEXPLORACIÓN: CLAVE PARA EL CUIDADO OPORTUNO

Si bien es cierto que la recomendación médica es realizarse la mastografía a partir de los 40 años, la autoexploración de los senos debe hacerse “desde el primer ciclo menstrual de la mujer, dijo la doctora Myrna del Toro.

“Todas somos mujeres y yo creo que muchas de aquí tienen hijas, les decimos: cuando tengas 11 años ya mero te va a bajar y te va a pasar esto, pero nunca les decimos: también te tienes que tocar. Y es un hábito que debemos fomentar de chiquitas”, recomendó.

Después de cinco días de la regla, se deben tocar los pechos, de esa manera las hijas pueden conocer su cuerpo, palpar si tiene algo o no; es decir, hay que fomentar el hábito de la autoexploración para detectar cualquier anomalía.