Foto: Omar Saucedo
Alberto Xicoténcatl, director de la Casa del Migrante, señaló que por razones que se desconocen el hotel ya no permitirá el alojamiento de los migrantes, tras siete días de haber sido trasladados

Los migrantes que fueron trasladados a un hotel de la ciudad para ser resguardados bajo responsabilidad del Estado, serán desalojados sin que las autoridades hayan cumplido con los acuerdos prometidos para su atención médica y alimenticia.

Alberto Xicoténcatl, director de la Casa del Migrante, señaló que por razones que se desconocen el hotel ya no permitirá el alojamiento de los migrantes, tras siete días de haber sido trasladados.

Sin embargo, durante ese tiempo recibían comidas hasta después de las 05:00 de la tarde y pese a los malestares provocados por el coronavirus, nunca recibieron la atención médica que aseguraron en las reuniones, afirma el entrevistado.

“Hubo quien presentó diarrea, vómito y fiebre sin que se le haya ofrecido atención médica o fármacos, estamos consternados, porque era algo que incluso en la Casa del Migrante se procuraba”, denunció el director de la posada de “Belén”.

 

“Tampoco sabemos por qué el hotel ya no quiere tenerlos, pero los quieren echar a la calle y no sabemos a dónde van a ir a parar”, expuso Xicoténcatl Carrasco.

Consideró como “una completa desatención y falta de compromiso a los acuerdos logrados durante el diálogo con las autoridades estatales.

El Gobierno del Estado no dio respuesta alguna sobre la estancia de los casos positivos en el hotel, ni el procedimiento que se llevará a cabo para evitar que los casos sospechosos tampoco permanezcan en la Casa del Migrante.

En cambio, sí se dijo que atenderán el campamento colocado en los alrededores de la Casa del Migrante.