Jorge Zermeño, alcalde de Torreón / Foto: Sandra Gómez
No se trata de “amarrar navajas”, tanto el Municipio como el Gobierno del Estado, están para colaborar, para ver cómo sí se hacen las cosas, lo que no se puede es decir mentiras a la gente, señala el alcalde

Torreón, Coahuila. -  A las obras del drenaje pluvial para la ciudad, el Gobierno del Estado le tiene que entrar, no es un tema solo del municipio, como lo asevera el secretario de Infraestructura, Gerardo Berlanga Gotés, manifestó el alcalde Jorge Zermeño Infante.

O si no van ellos a hacer esa obra, que lo digan, para que entonces el municipio haga el proyecto ejecutivo y buscar la manera de hacerlo, respondió.

Refirió que en el parque industrial Mieleras, desde hace más de dos años, Obras Públicas del Municipio, a cargo de Berlanga Gotés, mandó hacer estudios a una empresa de Monterrey, y en su momento se pagaron, con la colaboración de las empresas afectadas, como John Deere, Caterpillar y otras compañías, pero el estudio no aparece.

A todos los afectados y a todas las empresas de esa zona industrial, les urge que se haga la obra del drenaje pluvial, porque ya aportaron recursos y se costeó un proyecto que no se sabe dónde lo dejó.

La obra del drenaje pluvial se tuvo que haber hecho desde hace mucho tiempo; sin embargo, sigue como un tema a discusión en el seno del comité técnico del Impuesto Sobre Nóminas que maneja el Gobierno del Estado, señaló.

No se trata de “amarrar navajas”, tanto el Municipio como el Gobierno del Estado, están para colaborar, para ver cómo sí se hacen las cosas, lo que no se puede es decir mentiras a la gente.

Quienes cada año padecen inundaciones quiere respuestas de quien tenga que darlas, entrar en discusiones sería una tontería, y si existe disponibilidad hay que hacerlo y ya, enfatizó.

Gerardo Berlanga, titular de la Secretaría de Infraestructura / Foto: Archivo

Zermeño Infante dijo que está abierto al diálogo, que no está peleado con nadie, no es nada personal, pero si no nos vamos a las causas, no se va a resolver el problema.

Otra de las grandes obras fallidas del drenaje pluvial es la laguna de regulación del colector pluvial Noas, (obra que también estuvo a cargo de Berlanga Gotés), “porque no regula nada”.

Esta laguna efectivamente tiene un desfogue, pero ese desfogue va a dar al drenaje que no está en buenas condiciones, sino hace circular el agua por toda la ciudad y va a dar a la planta de tratamiento de aguas, pero en el trayecto hay grandes fugas.

Entonces, por qué meter ese acumulamiento enorme de agua hacia el drenaje de la ciudad, cuando es mejor desfogar hacia el patio de Cementos Mexicanos, a unos cuantos kilómetros.