Alfredo Guzmán Salazar fue liberado luego de 5 días en cautiverio. Foto: Vanguardia/Archivo
Autoridades federales identifican que herederos de los Beltrán Leyva habrían participado en el rapto de tres hijos de ‘El Chapo’ Guzmán

Autoridades federales han identificado que la nueva disputa entre los grupos delincuenciales se libra entre narcojuniors, es decir, los hijos o herederos de los principales criminales de los últimos años. 

Ejemplo de ello es el secuestro de tres hijos de Joaquín Guzmán Loera, como lo publica hoy en VANGUARDIA, el periodista Carlos Loret de Mola, el rapto habría sido cometido por un heredero del clan de los Beltrán Leyva. 

“Funcionarios del área de inteligencia del gobierno federal supieron ayer que no fue uno ni fueron dos, sino tres los hijos de ‘El Chapo’ Guzmán (súmele a César) a quienes se llevaron mientras estaban cenando para festejar el cumpleaños de Iván Archivaldo. La información que tiene la administración federal es que los tres ya fueron liberados.

Estos son algunos de los narcojuniors que han sido ubicados por autoridades mexicanas y estadounidenses y que habrían tomado el control de los grupos delincuenciales / Vanguardia
Te puede interesar

“Además, ha ido cobrando fuerza dentro del gobierno federal una hipótesis en particular sobre quién está detrás del secuestro: las miradas apuntan, según fuentes involucradas, hacia la figura de Alfredo Beltrán Salazar alias ‘El Mochomito’, sobrino de ‘El Chapo’ e hijo de Alfredo Beltrán Leyva ‘El Mochomo’”, publica el columnista. 

En esta disputa criminal, además de los Guzmán Salazar –los hijos de “El Chapo”-, y los Beltrán Salazar, destaca Rubén Oseguera González, “El Menchito”, hijo de Rubén Oseguera Cervantes, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación. 

Autoridades del aparato de inteligencia federal, citadas por el diario El Universal, señalan que esta disputa podría acarrear una escalada de violencia principalmente en Jalisco y Sinaloa, que es donde se han afincado los grupos delictivos que estos jóvenes lideran. 

Esta misma semana, el periodista Héctor de Mauleón hizo hincapié en que los relevos generacionales de los cárteles nacionales podrían generar una nueva ola de sangre.

“Con la mayor parte de los antiguos líderes en la cárcel (…) México tendrá que vérselas con una nueva generación criminal que ha endiosado la vida y la muerte de sus padres, y está dispuesta a imitarlos en su gusto por el lujo, las armas y el derramamiento de sangre”, sostuvo de Mauleón.