Foto: Especial
Desde el pasado 31 de octubre ambas autoridades estuvieron negociando 5 cláusulas que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje consideró como causales de huelga, informó el secretario general Armando Rodríguez, quien afirmó que se tuvieron buenos acuerdos

Tras haber realizado negociaciones hasta este jueves entre la Rectoría y el Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad Agraria Antonio Narro, se llegó a un acuerdo que descartó el estallamiento de una huelga en la institución; en asamblea los agremiados reforzaron la decisión y por mayoría votaron al retractarse de la toma de las instalaciones universitarias.

Desde el pasado 31 de octubre ambas autoridades estuvieron negociando 5 cláusulas que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje consideró como causales de huelga, informó el secretario general Armando Rodríguez, quien afirmó que se tuvieron buenos acuerdos.

Se trata de las cláusulas 23 de vacantes y supleción de plazas, la 97 referente al procesamiento de datos, la 112 que señala permiso para asambleas sindicales, la 133 de salarios en caso de riesgo de trabajo, y la 142 de pago de anteojos y aparatos.

“En realidad, es que llegamos a buenos acuerdos en cada una de ellas, tanto por parte del sindicato domo por parte de nosotros, tuvimos pláticas, una audiencia en México el día 4 de noviembre en la Junta de Conciliación y estuvimos platicando el martes y miércoles”, explicó.

 

Tras el acuerdo entre el secretario general del SUTUAAAN, Gustavo Lara Sánchez y la Rectoría, se realizó posteriormente una asamblea donde la mayoría de los agremiados votó por retractarse de la huelga al ver los resultados de la negociación.

“Se votó por la o huelga”, dijo el secretario general de la UAAAN. Señaló que en la institución lo más importante es la actividad del día a día, es decir la educación, las clases, trabajos de investigación, actividades deportivas y culturales.

Durante la próxima semana concluyen las clases correspondientes al semestre y se da inicio a los exámenes finales de los alumnos para continuar posteriormente con las graduaciones de los más próximos a egresar.

“No hemos dejado de trabajar, pero ahora si ya estamos bajo un ambiente diferente, con la certeza que vamos a sacar adelante el semestre y las actividades de la Universidad”, concluyó.