El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha logrado descifrar el contenido de las cartas encriptadas que se enviaron en 1502 y 1503 el rey Fernando el Católico y Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. Foto: EFE
A juzgar por los 500 años transcurridos hasta su descifrado, el rey Fernando el Católico y "El Gran Capitán" cumplieron con creces su objetivo.

El rey Fernando el Católico se escribió entre 1502 y 1506 varias cartas encriptadas con "El Gran Capitán", mito de la historia militar española. El sistema de cifrado buscaba ocultar un mensaje clave y lo logró... durante más de 500 años hasta ahora, cuando pudo ser por fin leído por la Inteligencia española.

El Museo del Ejército en la ciudad de Toledo presentó hoy el último eslabón de una historia propia de una novela y el resultado de cinco meses de "un trabajo muy difícil" llevado a cabo por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) para aclarar un enigma planteado hace cinco siglos.

Las cartas fueron enviadas por Fernando a Gonzalo Fernández de Córdoba ("El Gran Capitán"), entonces desplazado a Nápoles como virrey del territorio español en el sur de Italia. Los documentos de hasta 20 páginas están escritos en un alfabeto inexistente formado por rayones, triángulos, cruces y otros símbolos desconocidos.

En 2015, el mismo museo exhibió las cartas en una exposición sobre "El Gran Capitán" por los 500 años de su muerte y el extraño cifrado llamó la atención de una delegación del CNI, que se ofreció a intentar desentrañar su significado. Tres años después, el resultado llegó por fin al público.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha logrado descifrar el contenido de las cartas encriptadas que se enviaron en 1502 y 1503 el rey Fernando el Católico y Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. Foto: EFE

Las cartas tienen "una gran importancia histórica por la situación política y militar del reino de Nápoles y del reino de España", explicó en la presentación el coronel Jesús Ansón, porque revelan "todas las maniobras de Fernando para mantener el equilibrio estratégico en Europa”.

El rey envía en su código instrucciones "minuciosas y detalladas" sobre sobre temas estratégicos, administrativos o judiciales que "El Gran Capitán" debía aplicar en los nuevos territorios conquistados ya en 1495 y continuamente amenazados por el reino de Francia.

Ansón aseguró que incluyen "unos 200 símbolos" que no se corresponden directamente a letras. "Además, están colocados sin separar las palabras, lo que hace más complejo el trabajo", añadió citado por la agencia local Europa Press.

Las cartas "no desvelan hechos históricos de relevancia", según el coronel, pero sí dicen mucho sobre el contexto histórico en que se enmarcan y muestran por ejemplo el margen de maniobra "muy limitado" que tenía el virrey en Nápoles para cumplir al pie de la letra las órdenes exhaustivas de Fernando.

El cifrado buscaba mantener los mensajes ocultos en el caso de que fuesen interceptados por el enemigo francés u otros rivales del poderoso imperio que estaba conformando España. A juzgar por los 500 años transcurridos hasta su descifrado, Fernando y "El Gran Capitán" cumplieron con creces su objetivo.