Restos de mamuts en Santa Lucía. / Fotos: Internet.
La arqueología tuvo un gran año, a pesar de las dificultades que se vieron en el mundo en otros ámbitos debido a la pandemia

“No todos los hallazgos son ‘espectaculares’, pero siempre son espectacularmente interesantes y convincentes”, expresó para La Vanguardia el editor jefe de la publicación Archeology Magazine, del Archaeological Institute of America, Jarret Lobell y esto siempre ha caracterizado a la arqueología.

No todos son descubrimientos a la Indiana Jones, hallazgos de tesoros incalculables, pero sí arrojan más luz sobre nuestro pasados, detalles sobre civilizaciones perdidas o culturas que aún no logramos descifrar.

Este año, a pesar de la pandemia, en el mundo fuimos testigos de importantes descubrimientos, que más allá de su valor valor monetario son eslabones que nos permiten acercarnos a la verdad.

 

Mamuts en Santa Lucía

Nunca en la historia de los hallazgos arqueológicos del mamut en México, se había hecho un hallazgo tan grande como el descubierto en la base aérea de Santa Lucía, donde se recuperaron en mayo pasado restos óseos de entre 60 y 70 mamuts; así como 15 enterramientos humanos con sus ofrendas “modestas” y decenas de piezas de cerámica.

“En esa cantidad, es la primera vez que ocurre”, aseguró el doctor Pedro Francisco Sánchez Nava en aquella ocasión para El Universal.

El importante hallazgo que comenzó en abril de 2019 —con el descubrimiento de los primeros restos óseos— y que se intensificó en octubre y continúa hasta la actualidad, es un hito de la arqueología en México.

La piedra que ayudó a descifrar el 'elamita'.

Descifrando el ‘elamita’

El arqueólogo francés François Desset logró descifrar una de las últimas lenguas antiguas que todavía nos se entendían, el "elamita", hablado en el actual Irán hace unos 4 milenios

Se trataba de un lenguaje fonético que pertenecía al reino de Elam y que por su antigüedad se sitúa a la altura del protocuneiforme mesopotámico y del jeroglífico egipcio, los más antiguos conocidos hasta el momento. 

Su descubrimiento se produjo en unas ruinas de la ciudad de Susa y donde ya en 1901, los arqueólogos encontraron una serie de vasijas con unos símbolos que, sin embargo, nadie había sabido descifrar. 

El investigador logró identificar una serie de caracteres que se repetían y concluyó que se trataba de nombres propios. Los asoció con los nombres de dos soberanos elamitas y de la diosa local Napirisha, lo que le permitió establecer tablas de correspondencia con las palabras encontradas. 

El rostro de 'la Dama de El Paraíso'.

El rostro de ‘la dama de El Paraíso’

Por 3,700 años, la "dama de El Paraíso", una mujer de alto estatus del Antiguo Perú, mantuvo oculto su rostro hasta revelarlo ahora gracias a una innovadora reconstrucción hecha a partir de su cráneo y huesos.

El descubrimiento fue hecho público este mes y dio a conocer la figura de cara alargada, pómulos sobresalidos, ojos pequeños, nariz prominente y boca estrecha. El busto recrea el aspecto que hace casi cuatro milenios tuvo esta mujer está expuesto en el Museo de Minerales Andrés Del Castillo, de Lima, que financió la reconstrucción y recibió en exclusiva a Efe para presentarlo.

La recreación, que tomó cerca de dos años, fue fruto de una sinergia de ciencia y arte, con un análisis antropométrico del cráneo que permitió determinar la anchura de la nariz y del maxilar inferior y superior, entre otras medidas de esta mujer, que medía 1.50 metros y tenía entre 20 y 25 aсos en el momento de su muerte.

Restos de la torre del huei tzompantli.

El gran tzompantli

Arqueólogos mexicanos localizaron en el centro de la Ciudad de México el extremo este y la fachada externa del Huei Tzompantli, una torre circular de cráneos humanos dedicada al dios mexica Huitzilopochtli en la antigua ciudad de México-Tenochtitlan, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Arqueólogos mexicanos localizaron en el centro de la #CiudadDeMéxico el extremo este y la fachada externa del Huei Tzompantli, un torre circular de cráneos humanos dedicada al dios mexica Huitzilopochtli en la antigua ciudad de México-Tenochtitlan.

Con el nuevo hallazgo se visualizan superficialmente 119 cráneos humanos de la sección este de la torre, los cuales se suman a los 484 identificados anteriormente.

Los restos en Pompeya.

Las víctimas de Pompeya

Los arqueólogos de Pompeya descubrieron los cuerpos de dos hombres, un noble de entre 30 y 40 aсos y su joven esclavo, y los reconstruyeron con tanto detalle que se puede distinguir que el primero llevaba una capa de lana y el segundo una túnica corta, informaron hoy los responsables del Parque Arqueológico de Pompeya en un comunicado. 

Los dos cuerpos, sorprendidos por la erupción del Vesubio en el año 79, fueron encontrados en un espacio lateral del criptopórtico, en la parte noble de la villa suburbana de Civita Giuliana, una majestuosa finca de la época del emperador Augusto, que presumía de tener salones y balcones con vistas al mar. 

 

Con información de EFE y El Universal.