En su edición del pasado miércoles 1 de enero, VANGUARDIA señaló en su primera plana, nueve deseos para Saltillo de cara a la década de los años 20. Los tomo y extrapolo para el estado de Coahuila. Por un lado, considero que los deseos son muy atinados porque tienen sentido de oportunidad y de una u otra forma, pueden adaptarse al resto del Estado. No obstante creo que faltó cerrar con un décimo deseo que es muy necesario en nuestra tierra. 

Sigo el texto de VANGUARDIA y agrego algunos comentarios.

1. Calidad de Vida. Las personas son lo más importante. Saltillo debe ubicarse entre las mejores 10 ciudades del mundo en el índice de calidad de vida. Comentario: Coahuila cuenta con los recursos materiales necesarios para ubicarse entre los mejores índices de calidad de vida a nivel mundial, con un sector privado pujante y una sociedad civil activa. La comparación debe ser con los que van adelante, no con los que se mantienen en la retaguardia. Para ello Coahuila necesita un gobierno con astucia, humildad, honestidad y decisión, la pleitesía acartonada del PRI ya hasta da pereza, ni siquiera se entiende en el siglo XXI. Un gobierno que impulse, no uno que estorbe.

2. Más y mejores opciones de movilidad urbana. La ciudad requiere un transporte público de calidad, pero también incorporar alternativas no basadas en el uso de autos. Comentario: Lo mismo aplica para Torreón, Monclova, Piedras Negras, Ramos Arizpe y Ciudad Acuña. Más y mejor transporte público que sustituya a su majestad el automóvil.

3. Ordenamiento urbano. Desarrollo de vivienda vertical, infraestructura para evitar inundaciones, multiplicación de las áreas verdes. Un área urbana pensada para seres humanos. Comentario: Verde Vs. Gris. Es hora de apostar al verde y montar resistencia al gris. 

4. Sustentabilidad en la disponibilidad de agua. En esta década concluye el contrato con Aguas de Barcelona. ¿Cuál es el siguiente paso? No nos hagamos patos. El agua es un derecho humano, no un negocio. Además existen tecnologías y soluciones para mejorar su gobernanza, reciclar, reutilizar al máximo y desperdiciar al mínimo. Para evitar la corrupción e ineficiencia se apeló al externo privatizador, la solución no bastó. Es hora de recuperar el control y hacer bien el bien, en Saltillo y en todo Coahuila. 

5. Aire de calidad. La contaminación atmosférica es un problema global. Saltillo requiere acciones inmediatas que detengan y reviertan el deterioro del aire que respiramos. Monclova, Piedras Negras, Nueva Rosita, Torreón y Ciudad Acuña también lo requieren. Pero no lo conseguiremos con decretos, es preciso cambiar nuestras formas de vida. 

6. Diversificación de la economía. No podemos seguir dependiendo sólo de la industria automotriz. Debemos movernos hacia la industria 4.0 e incorporarnos a la revolución del conocimiento. Lo mismo en Monclova con el Acero, Nueva Rosita, Sabinas y Muzquiz con el carbón, Torreón con la Leche y las fronteras con las maquiladoras. Que sea la tecnología la que nos permita recuperar más vida y menos consumismo, inducido con trabajo abusivo.  

7. Conectividad aérea. Requerimos una solución definitiva para el transporte de personas y mercancías vía aérea. Lisa y llanamente, el aeropuerto de Saltillo no sirve para nada.

8. Ser potencia deportiva. Un equipo de futbol de primera división, mayor relevancia de Saraperos en la liga nacional, surgimiento de nuevas opciones profesionales en el deporte. Buen deseo, aunque es consecuencia de todo lo anterior. Por los pronto Acereros es campeón y Saraperos resucitó con solidez del abismo en el que se encontraba. 

9. Destino turístico. El Turismo de negocios es el área en la que podemos competir. Por ello requerimos infraestructura orientada a la atracción de eventos de carácter nacional e internacional. Consecuencia de lo anterior, más centros de exposición de clase mundial. Pensados para una proyección internacional sin precedentes y no la tranza sexenal. 
Añado un décimo deseo para esta década. 

10. Democracia integral y moderna. Gobernantes que entiendan y simpaticen con los nueve deseos anteriores y que entiendan su dimensión. Nada podrá lograrse sin elecciones limpias, sin efectiva tolerancia cero hacia la corrupción, sin abatir de manera decisiva la impunidad, sin políticas públicas discutidas, planeadas, legisladas y aplicadas en un ambiente de abierta participación ciudadana. Es preciso conocer y aplicar, adecuadamente y tropicalizados, los casos de éxito que existen en otras latitudes. Municipios auténticamente libres y responsables. Respeto pleno a los derechos humanos. Servicios de salud para seres humanos.

@chuyramirezr
Jesús Ramírez Rangel
REBASANDO POR LA DERECHA