Foto: Archivo
Un total de seis ciudadanos paraguayos, entre ellos el presunto líder de la organización, fueron detenidos tras siete allanamientos simultáneos realizados hoy por agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) con acompañamiento de representantes de la Fiscalía.

Asunción.- Las autoridades antinarcóticos anunciaron hoy la desarticulación de una de las mayores redes de drogas de la Triple Frontera y que coordinaba el ingreso en Paraguay de grandes cantidades de cocaína procedentes de Bolivia y Perú, tras diversos allanamientos en Ciudad del Este, segunda urbe paraguaya.

Un total de seis ciudadanos paraguayos, entre ellos el presunto líder de la organización, fueron detenidos tras siete allanamientos simultáneos realizados hoy por agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) con acompañamiento de representantes de la Fiscalía.

En los operativos, en viviendas y locales comerciales de Ciudad del Este, y algunos en la ciudad de Presidente Franco, ambas en el departamento de Alto Paraná, se incautaron 100.000 dólares, varios vehículos de alta gama y un número sin determinar de armas de fuego, según informó la Senad en un comunicado.

Entre los detenidos se encuentra Hugo Fanego, de 42 años, considerado el líder del grupo y responsable del acopio de cocaína y de productos químicos, al que también se le vincula con el tráfico de armas.

En el operativo también fueron arrestados Mario Romero, de 29 años, que sería el hombre de confianza de Fanego y encargado de su seguridad, e Isacio Peralta, de 30 años y suboficial de la Policía Nacional.

El grupo financiaba y coordinaba el ingreso en Paraguay y por vía terrestre de cantidades de cocaína desde Bolivia y Perú que luego eran acopiados en depósitos en Presidente Franco, donde se habilitaban laboratorios para procesar y adulterar la droga.

Otra de las funciones del grupo consistía en acondicionar vehículos con "doble fondo" para el transporte de los alijos principalmente a Brasil, en el entorno de la Triple Frontera, que también comprende Paraguay y Argentina.

Paraguay se ha convertido en una ruta de transformación de la coca boliviana en cocaína para su venta en Brasil, Argentina y otros países, con la implantación de laboratorios clandestinos en su territorio, según las autoridades.