Foto: Vanguardia/ULISES MARTÍNEZ
A la estación de bomberos llegaron autoridades de distintas corporaciones, para iniciar la investigación

Con síntomas de una severa desnutrición fue recibido en la estación de bomberos de la colonia Morelos, Landon Yahir, de 8 años. Fue su padre quien llevó al menor, porque comenzó a sentirse mal. 

Alrededor de las 11:00 horas de ayer jueves, personal de la Policía Municipal, Grupo de Reacción Sureste, Fiscalía General del Estado y la Procuraduría de los Niños, las Niñas y la Familia, se presentaron en la estación de bomberos. 

Al lugar había llegado momentos antes, a bordo de un taxi, Jacinto Fernando, de 23 años, quien ayudó a su hijo Landon a bajar del auto, llegaban de Misión San Agustín 1177, a donde habían ido a ver a sus suegros. 

Se dio en primera instancia la versión de que el menor había caído de un sillón y se había lesionado la cabeza, además de que se encontraba con problemas motrices, pero las autoridades descartaron esta versión. 

 

 

Esto porque el padre, al llegar con los paramédicos, les dijo que su hijo se estaba ahogando y había vomitado varias veces, y al preguntarle si padecía de alguna enfermedad, dijo que no. 

Al confirmar la muerte del menor y tenía algunos moretones además de graves síntomas de desnutrición, se pidió una unidad de Pronnif, quienes tomaron las evidencias correspondientes para llevar a cabo la investigación.

Después de revisar al menor y entrevistar al padre, se dio la orden de trasladar el cuerpo del niño a las instalaciones del Semefo, donde se determinarán las causas del deceso.