Feligreses se reunieron en la despedida del sacerdote

Doña Eva Lozano se mantuvo al frente de la Iglesia del Calvario, en donde la mañana de este lunes se realizó la velación de cuerpo presente del sacerdote Roberto Luna, el último exorcista que sobrevivía.

El padre Roberto, falleció a los 56 años victima de un abrasivo cáncer contra el que luchaba desde hace varios años, y hoy, hasta esta ciudad capital llegaron amigos y familiares.

Salinillas en San Luis Potosí, fue la tierra que vio nacer a Roberto Luna Lozano, sin embargo, desde muy pequeño se mudó a Coahuila en donde estudió como seminarista hasta obtener su ordenación en 2012.

La mayor parte de su desarrollo eclesiástico lo vivió en Monclova y Ciudad Frontera, en donde atendió parroquias como el Santuario de Guadalupe.

Víctor Luna, sobrino del fallecido,  aseguró que el sacerdote será recordado como un buen hombre que siempre fue muy apegado a la iglesia, y de ahí, la sabiduría  y buenos que siempre compartió con su familia y con su comunidad y creyentes.

Tras este fallecimiento, la Diócesis de Saltillo se ha quedado sin sacerdotes ordenados con autorización Papal para realizar exorcismos.